El Sol esconde enormes asteroides que no vemos

El resplandor del sol nos impide verlos. Sondeos recientes están revelando objetos cercanos a la Tierra que nunca antes habíamos visto.

 

El astrónomo Scott Sheppard, de la Carnegie Institution for Science en Washington DC afirma que los descubrimientos de objetos cercanos a la Tierra (NEO) aún están despertando. Esto se debe a que los telescopios tienden a apartar la vista de nuestro planeta para evitar el resplandor del sol; sin embargo, las nuevas encuestas están revelando asteroides ocultos por el resplandor de nuestra estrella, objetos nunca antes vistos.


Los investigadores afirman que encontrar y rastrear estas rocas espaciales podría ser vital para ayudar a mejorar nuestra comprensión de la formación de planetas y la historia del sistema solar.

"Los nuevos estudios telescópicos están desafiando el resplandor del sol y buscando asteroides hacia el sol durante el crepúsculo", escribió Sheppard en la revista Science. "Estas encuestas han encontrado muchos asteroides no descubiertos previamente alrededor de la Tierra".

 


Muchos pasan desapercibidos


Así, los objetos rocosos potencialmente peligrosos podrían estar ocultos a la luz de nuestra estrella. Tenemos un punto ciego. Los descubrimientos de asteroides más importantes se están haciendo en el crepúsculo, cuando los astrónomos pueden mirar cerca del horizonte, y cerca del sol, en busca de asteroides poco conocidos que orbitan dentro de las órbitas de la Tierra, Venus e incluso Mercurio.


El cielo está nublado justo después de que se ponga el Sol o justo antes de que salga, pero lo suficientemente brillante como para dificultar la búsqueda. Pero desafiando al crepúsculo, los cazadores de asteroides han podido encontrar muchos asteroides que cruzan la órbita de la Tierra y algunos circulan en el interior del sistema solar.

Precisamente al observar en el crepúsculo, los científicos que trabajan con el telescopio Víctor M. Blanco de cuatro metros en Chile encontraron el primer asteroide conocido que orbita más cerca del Sol que Venus y el asteroide potencialmente peligroso más grande para la Tierra que se ha encontrado en los últimos años. Los modelos habían predicho que estas rocas espaciales deberían existir, pero ahora los telescopios están comenzando a confirmar su presencia.

No emiten luz

Los asteroides no emiten luz por sí solos, sino que reflejan la luz que proviene del Sol, por lo que es más fácil ver estos pequeños puntos por la noche. Pero solo podemos ver una parte del cielo en la oscuridad.

Hay más de 26 000 asteroides cercanos a la Tierra, según la NASA, aunque solo unos 10 000 de ellos tienen un tamaño superior a 140 metros. Se clasifican en función de su posición en nuestro sistema solar.


La NASA explicaba, de hecho, que algunos asteroides pueden "acercarse sigilosamente" a nosotros gracias a una peculiaridad de la rotación de la Tierra que los hace parecer como si apenas se estuvieran moviendo, lo que los hace difíciles de detectar.

El descubrimiento de los NEO (Near Earth Object) debería ayudar a los científicos a comprender más sobre su movimiento y cómo su número ha logrado mantenerse estable durante períodos de tiempo tan largos.


Aunque la probabilidad de que un asteroide choque con la Tierra es baja, este es un riesgo distinto de cero. Si tales objetos se dejan desatendidos, podrían tener un resultado fatal para toda la humanidad. Sabiendo esto, deberíamos esperar el descubrimiento de un número mucho mayor de asteroides, incluyendo algunos que puedan representar un peligro oculto para la humanidad en el futuro.

Referencia: In the glare of the Sun

Searches during twilight toward the Sun have found several asteroids near Venus’ orbit Scott S. Sheppard Science 21 Jul 2022 Vol 377, Issue 6604 pp. 366-367

DOI: 10.1126/science.abj9820

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo