El planeta enano Haumea también tiene un anillo

Astrónomos descubren que el planeta posee un anillo oval que mide 2.320 kilómetros de longitud.

"Hasta hace apenas unos años solo conocíamos la existencia de anillos alrededor de los planetas gigantes (como Saturno) y, hace muy poco tiempo, nuestro equipo también descubrió que dos pequeños cuerpos (Cariclo y Quirón) situados entre Júpiter y Neptuno, pertenecientes a la familia de objetos denominados centauros, tienen anillos densos, lo que fue una gran sorpresa", explica a SINC Pablo Santos-Sanz, coautor del trabajo que publica la revista Nature.

 

"Ahora, además, descubrimos que cuerpos aún más lejanos que los centauros, más grandes y con características generales muy distintas, también pueden tener anillos", destaca el investigador. De hecho, se trata del primer hallazgo de un anillo alrededor de un objeto transneptuniano, y muestra que la presencia de estos gigantescos ‘aros’ podría ser mucho más común de lo que se creía, tanto en nuestro sistema solar como en otros sistemas planetarios", continúa Santos-Sanz.

 

¿Cómo han descubierto el anillo?

 

Aprovechando un momento difícil de captar, en el que Haumea eclipsó una  estrella lejana (URAT1 533-182543), los investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía lograron determinar las características principales de este cuerpo, descubriendo la sorprendente presencia de un anillo a su alrededor.

 

El anillo en cuestión está a 2.287 kilómetros respecto al centro del cuerpo principal; es más oscuro que la propia superficie del planeta enano y tiene unos 70 kilómetros de grosor.

 

El origen de este anillo se desconoce, pero los expertos creen que pudo arrancar minerales de su superficie y que una parte de ellos pudo quedar en órbita alrededor de este mundo formando el anillo recién descubierto.

 

Haumea se encuentra a unos 8.000 millones de kilómetros del Sol (50 veces más lejos que la Tierra del Sol); gira rápidamente sobre su propio eje, pues su velocidad de rotación es de 3,9 horas, mucho más rápido que cualquier otro cuerpo de más de 100 kilómetros de todo el sistema solar. Necesita 285 años para rodear al Sol, de ahí que su superficie esté cubierta de una capa de hielo muy brillante. Y, a diferencia de otros planetas enanos como Plutón, no tiene atmósfera.

 

Referencia: The size, shape, density and ring of the dwarf planet Haumea from a stellar occultation, Nature (2017). nature.com/articles/doi:10.1038/nature24051

 

Etiquetas: astronomíaciencianoticias de cienciaplanetas

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS