El megalodón se extinguió un millón de años antes de lo que pensábamos

Una nueva investigación señala que el gigantesco tiburón prehistórico desapareció de la Tierra hace 3,6 millones de años, mucho antes de lo que creían los científicos.

Extinción del megalodón

Hasta ahora, la fecha estimada de la extinción del gigantesco tiburón prehistórico conocido como megalodón –“diente grande”– se situaba hace unos 2,6 millones de años. Sin embargo, un equipo de investigadores liderado por el paleontólogo de vertebrados Robert Boessenecker, de la universidad College of Charleston (Carolina del Sur, EE. UU.), calcula que la fecha correcta se sitúa un millón de años antes, hace 3,6 millones.

Los paleontólogos son capaces de acotar la fecha de extinción del megalodón basándose en los restos fósiles que se han hallado de él – fundamentalmente dientes y algunas vértebras–, pero la nueva investigación, publicada en la revista científica PeerJ, señala que existen muchas dudas acerca de los datos referentes al lugar exacto del hallazgo de algunos de los fósiles que se han estado empleando para establecer la fecha de extinción del tiburón gigante.

Boessenecker y sus compañeros de investigación han revisado todos los descubrimientos de fósiles de megalodón registrados en California y Baja California (México), y han llegado a la conclusión de que los hallazgos genuinos son solo aquellos que tienen más de 3,6 millones de años de antigüedad, es decir, los que estuvieron presentes hasta el comienzo del Plioceno medio. Todos los fósiles posteriores presentan escasa información acerca del lugar donde fueron encontrados y, según los autores del estudio, es probable que provengan de otros sitios fósiles o muestran evidencias de erosión de depósitos más antiguos.

“Utilizamos el mismo conjunto de datos mundial que los investigadores anteriores, pero examinamos a fondo cada hallazgo de fósiles y descubrimos que la mayoría presentaban varios problemas: fechas demasiado imprecisas, fósiles identificados erróneamente… –explica Boessenecker–. Después de realizar ajustes extensos a esta muestra mundial y volver a analizar estadísticamente los datos, descubrimos que la extinción del megalodón debe de haber ocurrido un millón de años antes de lo que se determinó previamente”.

También te puede interesar:

La causa de su extinción no está clara

Este cambio en la fecha estimada de la extinción del tiburón gigante es relevante, ya que la sitúa mucho antes de que desaparecieran una serie de antiguas focas, morsas, vacas marinas, marsopas, delfines y ballenas, hace unos 2, 5 millones de años. Por tanto, se debilita la teoría de que la extinción del megalodón estaba directamente relacionada con la desaparición de toda esa biomasa marina.

De igual modo, pierde fuerza la hipótesis de que algún evento cataclísmico a nivel planetario provocara una extinción masiva de criaturas. “Es posible que hubiera un período de recambio faunístico (muchas especies se extinguen y aparecen muchas nuevas) en lugar de una extinción súbita y catastrófica causada por un cataclismo astronómico, como una supernova”, sugiere Boessenecker.

Los investigadores especulan que la competencia que la aparición del gran tiburón blanco moderno supuso para el megalodón fue una de las razones más probables de su extinción. Los grandes blancos aparecieron por primera vez hace unos 6 millones de años, pero solo en el Pacífico. Hace 4 millones de años se encontraban ya en todo el planeta.

“Proponemos que esta breve superposición (desde hace 4 millones de años hasta hace 3,6 millones) fue tiempo suficiente para que los grandes tiburones blancos se diseminaran por todo el mundo y superasen al megalodón, conduciéndolo a su final”, concluye Boessenecker.

Imagen: Robert Boessenecker.

Pedro Estrada

Pedro Estrada

Me licencié en Periodismo por la Universidad Carlos III hace un par de décadas y, desde entonces, he trabajado para todo tipo de medios de comunicación (Europa Press, Motociclismo, FHM, DT, Marca, Gentleman…) hasta que, ¡por fin!, he descubierto una revista que reúne todo lo que me gusta: Muy Interesante. Compagino mi labor periodística con mi carrera de escritor. Puedes escribirme a pestrada@zinetmedia.es

CONTINÚA LEYENDO