El fósil de un rinoceronte gigante resulta ser el mamífero terrestre más grande que jamás haya existido

¡Tenía cinco metros de altura y pesaba 24 toneladas! Conocemos a este nuevo miembro que vivió hace unos 25 millones de años.

rino-gigante
Yu Chen

El rinoceronte gigante fue el mamífero terrestre más grande que jamás haya existido sobre la faz de la Tierra y se encontraba principalmente en Asia, especialmente en China, Mongolia, Kazajstán y Pakistán. Cómo se dispersó el género Paraceratherium por el Tíbet fue durante mucho tiempo un misterio. Ahora, una nueva especie, bautizada como Paraceratherium linxiaense, identificada en el noroeste de China, ha arrojado luz sobre este proceso.

 


Un antepasado gigante del rinoceronte

Los rinocerontes modernos son descendientes de criaturas aún más grandes, que se estima que pesaron de unas 24 toneladas y se alzaban casi 5 metros. Sus cabezas probablemente eran tan altas como las de las jirafas y pesaban de dos a tres veces más que un elefante africano, como ocho rinocerontes blancos. El descubrimiento de uno de estos rinocerontes gigantes prehistóricos en el borde de la meseta tibetana ha ayudado a llenar los vacíos en su árbol genealógico.


Hasta ahora, se habían encontrado ejemplos de Paraceratherium en grandes áreas de Asia, pero por lo general estaban tan fragmentados que ha sido difícil determinar cuáles representaban especies comunes y cuáles evidenciaban una especie diferente.


El nuevo espécimen, era un herbívoro sin cuernos que deambulaba por Asia hace 26,5 millones de años, explorando los bosques en busca de hojas, plantas suaves y arbustos y se parecía a un 'tapir enorme', según el equipo de la Academia de Ciencias de China en Beijing.

El extraño animal tenía un cráneo delgado, un tronco corto y un cuello inusualmente largo y musculoso, siendo, en general, un "gigante amistoso".

 

"Su tronco de nariz prensil era extremadamente útil para envolver las ramas, permitiendo que los afilados dientes frontales arrancaran las hojas", comentan los autores, quienes publican su estudio en la revista Communications Biology. "Sus incisivos en forma de colmillo se utilizan principalmente para romper ramitas y despojar la corteza, así como para doblar ramas más altas".

El gigantesco animal fue identificado a partir de un cráneo, mandíbula y atlas (primera vértebra cervical de la columna vertebral que sostiene la cabeza) perfectamente conservados.

"Lo extraordinario de esta cosa en particular es que es un fósil maravillosamente conservado, por lo que nos dice mucho sobre la anatomía del grupo individual", dijo Lawrence Flynn, coautor del estudio. "Para sostener a un animal de ese tamaño, debe haber mucha vegetación", dijo Flynn. "Lo que vemos en términos de vegetación a nivel mundial hoy en día no es una imagen precisa de lo que fue en el pasado porque hubo una mayor productividad de la vegetación en el pasado".

Es la última especie conocida de un grupo de rinocerontes gigantes sin cuernos que vivieron en Asia Central desde hace aproximadamente 50 millones de años hasta hace 23 millones de años. El hogar de esta especie parece haber sido Asia Central, pero la primera especie de Paraceratherium encontrada, P. bugtiense, vivió en lo que hoy es Pakistán occidental. Cómo llegó exactamente hasta el subcontinente indio se desconoce.

En cada lugar, el género parece haberse vuelto muy especializado en su entorno, lo que llevó a la ramificación de varias especies durante el Oligoceno hace entre 34 y 23 millones de años. El análisis filogenético del equipo coloca a P. linxiaense en algún lugar en medio de esta transición, justo antes de que los rinocerontes gigantes se abrieran paso a través del Tíbet. Durante este tiempo, es posible que la meseta tibetana hubiese albergado un paisaje repleto de bosques y entornos abiertos; un lugar en el que estas enormes criaturas no hubieran tenido problemas para alimentarse y, por tanto, apoyando la teoría de que la región tibetana aún no era la meseta elevada que es hoy.

Así, que al igual que otros Paraceratherium, los investigadores creen que P. linxiaense vivía en grandes bosques donde podía alcanzar las copas de los árboles sin problema, para hacer frente al enorme volumen de plantas y hojas para saciar su estómago.

 

Referencia: Deng, T., Lu, X., Wang, S. et al. An Oligocene giant rhino provides insights into Paraceratherium evolution. Commun Biol 4, 639 (2021). https://doi.org/10.1038/s42003-021-02170-6

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Vídeo de la semana

Continúa leyendo