El cerebro humano nació en África hace 1,5 millones de años

Evolucionó más tarde de lo que se pensaba. Estas estructuras cerebrales modernas habrían permitido la aparición de formas primarias del lenguaje.

Algunos de los cerebros de nuestros antepasados eran más simios que humanos cuando dejaron África hacia las desconocidas tierras salvajes de Eurasia. Los primeros predecesores humanos que viajaron al norte y al este ni siquiera eran del género Homo, e incluso el cerebro del Homo erectus no se parecía en nada al nuestro. Ahora, una nueva investigación ha descubierto que los primeros humanos que llegaron a Eurasia hace entre 1,7 y 1,5 millones de años aún contaban con cerebros más similares a los de un gran simio que a los que llamamos humanos, pues las estructuras cerebrales humanas modernas surgieron en las poblaciones africanas del género Homo hace más de 1,5 millones de años.

Esto significa que el cerebro de los humanos modernos (Homo) se desarrolló más de 1 millón de años después de que surgiera el género Homo, y después de que el primer Homo erectus emigrara fuera de África.

 


La gran pregunta: cuando -y dónde- evolucionó el cerebro humano moderno

Los investigadores, liderados por Christoph Zollikofer y Marcia Ponce de León del Departamento de Antropología de la Universidad de Zurich (Suiza) han logrado responder a estas preguntas. Utilizando tomografía computarizada para examinar los cráneos de fósiles de Homo que vivieron en África y Asia hace entre 1 y 2 millones de años. Luego compararon los datos fósiles con datos de referencia de grandes simios y humanos.

Compararon la estructura de los cerebros "primitivos" o "tempranos" con la de un cerebro humano moderno, observando los endocasts (moldes) de los parientes vivos más cercanos del ser humano, los grandes simios, incluidos 81 chimpancés, 27 bonobos, 43 gorilas y 32 orangutanes, junto con los endocasts de 110 humanos modernos. Luego, analizaron los endocasts de casi 40 cráneos humanos antiguos, incluidos los de Australopithecus sediba, Homo erectus y Homo naledi, y determinaron cuán "primitivos" o avanzados eran probablemente sus cerebros comparándolos con el gran simio y los endocasts humanos modernos.

 

 

Los endocasts detallados revelaron huellas de los giros y surcos del cerebro desaparecidos hace mucho tiempo, o pliegues y surcos, así como las estructuras vasculares que rodean el cerebro. A medida que el equipo avanzaba lentamente a través de los endocasts fósiles, vieron que se desarrollaban cambios evolutivos, como una región que avanzaba poco a poco hacia la parte posterior del cerebro con el tiempo.

Estas reconstrucciones arrojaron la fecha señalada, lo que hace que la historia evolutiva temprana del género Homo y nuestros cerebros sea más compleja de lo que los científicos pensaban.

"Las primeras poblaciones de nuestro género Homo tenían cerebros simiescos bastante primitivos, como sus antepasados, los australopitecinos", dijo Ponce de León. Esto incluye fósiles asociados con Homo habilis y Homo erectus temprano.

Las regiones del lóbulo frontal que son responsables de planificar y ejecutar patrones complejos de pensamiento y acción y, en última instancia, también del lenguaje, son áreas significativamente más grandes en el cerebro humano. Según los expertos, durante este período (hace 1,7-1,5 millones de años), las culturas en África se volvieron más complejas y diversas, como lo demuestra el descubrimiento de varios tipos de herramientas de piedra. Los investigadores piensan que la evolución biológica y cultural probablemente sean interdependientes.


“Es probable que las primeras formas del lenguaje humano también se desarrollaran durante este período”, aclara Ponce de León.

 

 

Referencia: The primitive brain of early Homo. Marcia S. Ponce de León, Thibault Bienvenu, Assaf Marom, Silvano Engel, Paul Tafforeau, José Luis Alatorre Warren, David Lordkipanidze, Iwan Kurniawan, Delta Bayu Murti, Rusyad Adi Suriyanto, Toetik Koesbardiati and Christoph P. E. Zollikofer. Science (2021).DOI:https://doi.org/10.1126/science.aaz0032

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Vídeo de la semana

Continúa leyendo