El cambio climático moldeó la evolución humana

Un estudio ha revelado cómo influyó el clima en la migración de los neandertales y 'Homo sapiens'.

Durante los últimos cinco millones de años, la Tierra pasó del clima más cálido y húmedo del Plioceno (hace 5,3 a 2,6 millones de años) al clima más frío y seco del Pleistoceno (hace 2,6 a 0,01 millones de años). Ahora, gracias a un nuevo estudio publicado en la revista Nature, parece que la distribución de los humanos antiguos durante los últimos dos millones de años estuvo fuertemente influenciada por el clima de la Tierra.

Así, mientras los Homo sapiens toleraban mejor los paisajes secos del desierto en aquel momento de la historia, los neandertales preferían el clima mediterráneo. Respecto al Homo erectus, parece que logró adaptarse a una amplia gama de entornos climáticos que incluían selvas tropicales y semidesiertos.

 


Controversia en la evolución humana

El punto clave de este aspecto es en qué lugar exacto evolucionó nuestra especie en África. Entre las conclusiones de esta investigación destaca que el Homo sapiens surgió en una sola región en el sur del continente hace unos 300 000 años.


El impacto del cambio climático en la evolución humana ha estado sobre la mesa mucho tiempo, pero ha sido difícil de demostrar debido a la escasez de registros climáticos cerca de los yacimientos con fósiles humanos.

Para llegar a su veredicto, un equipo de investigadores de Corea del Sur y Europa realizó una simulación por ordenador (con el superordenador Aleph) de la historia del clima de la Tierra hace dos millones de años y la combinó con descubrimientos de herramientas y huesos humanos antiguos. Así, basándose en cómo el tiempo de las variaciones climáticas antiguas coincidía con las idas y venidas de diferentes especies de Homo fósiles, los investigadores generaron un esquema novedoso y controvertido de la evolución humana.

"Aunque diferentes grupos de humanos arcaicos prefirieron diferentes ambientes climáticos, todos sus hábitats respondieron a los cambios climáticos causados ​​por cambios astronómicos en el bamboleo, la inclinación y la excentricidad orbital del eje de la Tierra con escalas de tiempo que van desde 21 a 400 000 años", aclara Axel Timmermann, líder autor del estudio y director del Centro IBS para la Física del Clima (ICCP) en la Universidad Nacional de Pusan ​​en Corea del Sur.

Árbol genealógico de los homínidos


Las migraciones coincidieron con cambios climáticos más cálidos que mejoran la supervivencia y que ocurren cada 20 000 a 100 000 años debido a variaciones en la órbita de la Tierra y la inclinación que modifica la cantidad de luz solar que llega al planeta.

"Este resultado implica que, al menos durante los últimos 500.000 años, la secuencia real del cambio climático pasado, incluidos los ciclos glaciales, desempeñó un papel central en la determinación de dónde vivían los diferentes grupos de homínidos y dónde se han encontrado sus restos", expone Timmermann.


La evidencia fósil anterior indica que H. erectus se extendió hasta el este de Asia y Java. Las simulaciones climáticas de Timmermann sugieren que H. erectus, así como H. heidelbergensis y H. sapiens, se adaptaron a hábitats cada vez más diversos durante viajes prolongados. Esas migraciones estimularon el crecimiento del cerebro y las innovaciones culturales que "pueden haber convertido a las tres especies en los vagabundos globales que eran", dice el experto.

En las simulaciones por ordenador, el Homo sapiens, concretamente, habría sido particularmente bueno para adaptarse a zonas más cálidas y secas, como el noreste de África y la Península Arábiga.


Es el primer estudio que vincula la evidencia arqueológica con el modelado climático de largo alcance para reconstruir una historia del movimiento y la evolución humanos tempranos.

"Nuestro estudio documenta que el clima desempeñó un papel fundamental en la evolución de nuestro género Homo. Somos lo que somos porque hemos logrado adaptarnos durante milenios a cambios lentos en el clima pasado" , concluye Timmermann.

 

Referencia: A. Timmermann et al. Climate effects on archaic human habitats and species successions. Nature. Published online April 13, 2022. doi: 10.1038/s41586-022-04600-9.

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo