El cambio climático ha cambiado el eje de la Tierra

¿La causa del cambio en el movimiento de los polos terrestres? Todo apunta al derretimiento de los glaciares.

cambio-climatico
iStock

Desde la década de 1990 se ha producido un cambio en el movimiento de los polos, algo que, según el último estudio publicado en la revista Geophysical Research Letters, se debe al derretimiento de los glaciares debido al calentamiento global.

 


La Tierra gira alrededor de un eje, como una peonza

Las ubicaciones de los polos norte y sur no son lugares estáticos e inmutables en nuestro planeta. El eje alrededor del que gira la Tierra, o más específicamente la superficie de la que emerge la línea invisible que conecta los polos geográficos norte y sur del planeta, siempre se está movimiento debido a procesos que los científicos no comprenden del todo. Y esto es exactamente lo que ha sucedido en las últimas tres décadas como resultado del calentamiento global, que ha derretido cientos de miles de millones de toneladas de hielo de los polos, especialmente el polo norte.

Según los científicos, desde 1980, la posición de los dos polos se ha desplazado unos 4 metros. ¿No parece mucho? Si bien esta modificación no afecta a nuestras vidas ni al discurrir normal de la naturaleza, a nivel global es otro testimonio del poder que está teniendo la humanidad sobre el planeta Tierra. Nuestro impacto es tan profundo que hasta hemos estado cambiando sin darnos cuenta el propio eje sobre el que gira la Tierra.

Los investigadores examinaron el fenómeno de la deambulación polar, en el que los polos magnéticos norte y sur de la Tierra se desplazan alrededor de la superficie del planeta que, aunque se sabe que está impulsado por muchos factores, otros elementos también contribuyen, como los efectos del cambio climático antropogénico (causado por el hombre).

"El derretimiento más rápido del hielo bajo el calentamiento global fue la causa más probable del cambio de dirección de la deriva polar en la década de 1990", explica el investigador principal Shanshan Deng del Instituto de Ciencias Geográficas e Investigación de Recursos Naturales en China.

eje
Deng et al (2021) Geophysical Research Letters/AGU

Descubrieron que las contribuciones de la pérdida de agua de las regiones polares eran el principal impulsor de la deriva polar, sumado a la pérdida de agua en las regiones no polares. En conjunto, todo este descenso de agua explicó el cambio hacia el este en la deriva polar. Así, la velocidad media de la deriva polar se ha acelerado en los últimos años: la deriva de 1995 a 2020 fue 17 veces más rápida que la de 1981 a 1995. Este período también coincide con derretimientos masivos en el Ártico y la Antártida.

 


Pero no solo el derretimiento impulsa la deriva polar

El estudio mostró que las pérdidas de los glaciares representaron la mayor parte del cambio, pero es probable que el bombeo de agua subterránea también haya contribuido a los movimientos. El agua subterránea se almacena bajo tierra pero, una vez que se bombea para beber o para la agricultura, la mayoría acaba fluyendo al mar, redistribuyendo su peso en todo el mundo. Toda esta masa que solía almacenarse y concentrarse en ciertos lugares ahora se ha esparcido por los océanos y mares del mundo. Para ponernos en contexto, en los últimos 50 años, la humanidad ha extraído 18 billones de toneladas de agua de depósitos subterráneos profundos sin que haya sido reemplazada.

Los expertos afirman que esta evidencia revela de que forma la actividad humana directa puede tener un impacto en los cambios en la masa de agua en la tierra. Su análisis reveló grandes cambios en la masa de agua en áreas como California, el norte de Texas, la región alrededor de Beijing y el norte de la India, por ejemplo, todas las áreas que han estado bombeando grandes cantidades de agua subterránea para uso agrícola. Tanto el agotamiento de las aguas subterráneas como el derretimiento de los glaciares polares se deben a la actividad humana insostenible.

 


¿Qué ramificaciones tendrá esto para nosotros en el futuro? Tendremos que esperar y ver.

 

Referencia: S. Deng et al, Polar Drift in the 1990s Explained by Terrestrial Water Storage Changes, Geophysical Research Letters (2021). DOI: 10.1029/2020GL092114

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Vídeo de la semana

Continúa leyendo