El asteroide Ryugu contiene los componentes básicos para la vida

Las muestras de este asteroide recolectadas por la sonda Hayabusa2 de Japón contienen más de 20 tipos de aminoácidos, los 'bloques' o moléculas básicas de la vida. ¿Qué implicaciones tiene este descubrimiento?

 

Son las primeras moléculas orgánicas recuperadas de un asteroide en el espacio. El Ministerio de Educación de Japón afirmado haber detectado más de 20 tipos de aminoácidos en muestras del asteroide Ryugu que se trajeron a la Tierra en diciembre de 2020. Esta detección es la primera evidencia de que existen aminoácidos en asteroides en el espacio.

Estas muestras representan el material más primitivo del sistema solar que jamás hayamos estudiado, explican los científicos japoneses.

“Nuestro objetivo final es comprender cómo se formaron los compuestos orgánicos en el entorno extraterrestre”, comentó Hiroshi Naraoka, geoquímico de la Universidad de Kyushu en Japón y miembro del equipo Hayabusa2, en un comunicado de la NASA de 2020. “Así que queremos analizar muchos compuestos orgánicos, incluidos aminoácidos, compuestos de azufre y compuestos de nitrógeno, para construir una historia de los tipos de síntesis orgánica que ocurren en los asteroides”.


Hoy vemos los resultados.

 


Moléculas de la vida


Los investigadores han estado analizando 5,4 gramos de granos rocosos de Ryugu desde que las muestras fueron devueltas a la Tierra en diciembre de 2020 (fue la sonda espacial Hayabusa2 la que recogió las muestras del asteroide en 2018 y 2019). Y, según el Ministerio de Japón, se encontraron 20 tipos de aminoácidos.


Los aminoácidos son los componentes básicos de las proteínas que producen los organismos vivos en función de su código de ADN, por lo que podrían ser una firma clave de la existencia de vida extraterrestre en otros planetas. Aunque si bien esto podría ser cierto, las sustancias químicas que forman proteínas también pueden formarse a través de procesos geológicos naturales, como, por ejemplo, los que formaron el sistema solar.


Este descubrimiento fortalece la hipótesis de que los componentes básicos de la vida estaban presentes en el material del que se formó el sistema solar y que fueron entregados a la Tierra en este tipo de asteroides.

Implicaciones del descubrimiento

El asteroide Ryugu, que tiene una forma aproximadamente esférica con un diámetro de aproximadamente 435 metros, es importante porque se cree que migró desde el sistema solar exterior y conservó un registro más intacto de la nebulosa a partir de la que se formaron el Sol y los planetas posteriormente. Debido a su edad, el polvo y las rocas de su superficie, el asteroide ofrece a los científicos un vistazo espléndido a qué material flotaba en el sistema solar primitivo hace más de 4 000 millones de años. Es rico en carbono y las muestras son en su mayoría silicatos hidratados de grano fino, que en la Tierra llamaríamos arcilla, con depósitos de grano más grueso esparcidos a través de ellos.

A diferencia de las moléculas orgánicas que se encuentran en la Tierra, las muestras de asteroides de color negro intenso, que los científicos encontraron que solo reflejan del 2% al 3% de la luz que los golpea, no han sido modificadas por las interacciones con el entorno de la Tierra, lo que les da una composición química mucho más cercana a la del sistema solar primitivo.

"Detectamos varios compuestos orgánicos prebióticos en las muestras, incluidos aminoácidos proteinogénicos, hidrocarburos aromáticos policíclicos similares al petróleo terrestre y varios compuestos de nitrógeno", dijo Hiroshi Naraoka, de la Universidad de Kyushu en Japón, quien dirigió el equipo de investigadores. "Estas moléculas orgánicas prebióticas pueden propagarse por todo el sistema solar, potencialmente como polvo interplanetario de la superficie de Ruygu por impacto u otras causas".

 


Lo próximo

A medida que se analicen más datos de las muestras de Ryugu, obtendremos más información sobre la composición del asteroide y cómo se formó. Además, esta no es la única roca espacial bajo investigación. En 2021, la nave espacial OSIRIS-REx de la NASA recolectó una muestra de roca de otro asteroide, en este caso Bennu y, cuando la muestra regrese a la Tierra en 2023, se compararán ambos resultados y quizá podría darnos pistas sobre cómo comenzó la vida en nuestro planeta. Y con ello, existiría una buena posibilidad de que se hayan desarrollado formas de vida extraterrestres en otros planetas.

Referencia: Eizo NAKAMURA, Katsura KOBAYASHI, Ryoji TANAKA, Tak KUNIHIRO, Hiroshi KITAGAWA, Christian POTISZIL, Tsutomu OTA, et al. On the origin and evolution of the asteroid Ryugu: A comprehensive geochemical perspective, Proceedings of the Japan Academy, Series B, 2022, Volume 98, Issue 6, Pages 227-282, Released on J-STAGE June 10, 2022, Online ISSN 1349-2896, Print ISSN 0386-2208, https://doi.org/10.2183/pjab.98.015,

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo