El asteroide Apophis podría impactar contra la Tierra en 2068

Apodado el 'dios del caos', este asteroide sigue ganando velocidad a medida que viaja hacia nuestro planeta. Su impacto contra la Tierra equivaldría a muchos millones de toneladas de TNT.

asteroide-apophis
iStock

En 2017 conocíamos que el gigantesco asteroide lleno de níquel e hierro de cerca de 400 metros de ancho, 99942 Apophis, contaba con una probabilidad de 1 entre 100.000 de impactar contra la Tierra; considerado, por tanto, una amenaza real contra nuestro planeta. Ahora, un astrónomo del Instituto de Astronomía (IfA) de la Universidad de Hawái ha hecho un nuevo descubrimiento relacionado precisamente con su trayectoria que se espera que pase muy cerca de la Tierra. El asteroide está acelerando, ganando velocidad, debido al efecto de Yarkovsky, a causa de una fuerza extremadamente débil sobre el objeto debido a una radiación térmica no uniforme. Este nuevo dato afecta a la probabilidad de un impacto terrestre en 2068, pues puede provocar un desvío no gravitacional que lo lleve a una trayectoria de impacto contra nosotros, aunque las posibilidades siguen siendo muy pequeñas.


Apophis fue descubierto en 2004. Inicialmente, parecía que la roca podría estrellarse contra la Tierra el 13 de abril de 2029, o tal vez en abril de 2036. Observaciones más precisas revelaron posteriormente que en ambos casos, la posibilidad de un impacto real era cero, aunque el sobrevuelo de 2029 llevará a Apophis dentro de las órbitas de los satélites geoestacionarios; será visible como un objeto a simple vista que se mueve rápidamente desde Europa y África.


Así, los científicos afirmaban que el impacto era imposible, pero este nuevo hallazgo sugiere que el asteroide tiene posibilidades de estrellarse contra la Tierra el 12 de abril de 2068, un escenario que podría ser catastrófico para nuestro planeta, pues lo haría con la fuerza de 1.151 megatones de TNT.

 

El posible escenario

El efecto Yarkovsky, en el que se basa esta predicción, es una fuerza neta sutil sobre un cuerpo pequeño y giratorio causada por un calentamiento asimétrico. Los científicos midieron la fuerza de este efecto en Apophis haciendo observaciones posicionales extremadamente precisas utilizando el telescopio japonés Subaru de 8,3 metros en Mauna Kea. Sus resultados indican que el semieje mayor de la órbita del asteroide está disminuyendo 170 metros por año. El resultado: existe una pequeña posibilidad (actualmente alrededor de 1 en 150.000) de un impacto real en abril de 2068. En su punto más cercano en 2029, Apophis pasará a solo 37.725 km de nuestro planeta, o aproximadamente el 10% de la distancia Tierra-Luna.


Y es que todos los asteroides necesitan volver a irradiar como calor la energía que absorben de la luz solar para mantener el equilibrio térmico, un proceso que cambia ligeramente la órbita del asteroide.


Tholen, que lleva siguiendo el movimiento de Apophis en el cielo desde que él y sus colegas lo descubrieron en el Observatorio Nacional de Kitt Peak cerca de Tucson, Arizona, el 19 de junio de 2004, comentó: “Sabemos desde hace algún tiempo que un impacto con la Tierra no es posible durante la aproximación cercana de 2029. Las nuevas observaciones que obtuvimos con el telescopio Subaru a principios de este año fueron lo suficientemente consistentes como para revelar la aceleración Yarkovsky de Apophis, y muestran que el asteroide se está alejando de una órbita puramente gravitacional en unos 170 metros por año, lo que es suficiente para mantener en juego el escenario de impacto de 2068”.


La NASA y otras agencias espaciales están monitoreando constantemente objetos potencialmente peligrosos de cara a estos efectos que alteran la órbita. Se trata de un factor crítico en el caso de asteroides como Apophis, que están programados para pasar muy cerca de la Tierra. Afortunadamente, nos estamos preparando para este posible escenario. La misión DART, por ejemplo, llevará a cabo en 2021 un ensayo general en el que una pequeña nave espacial se estrellará contra un pequeño asteroide en un intento de desviarlo de su curso. Es solo una prueba, pero ofrecerá a las agencias espaciales de todo el mundo una gran cantidad de datos que podrían usarse para crear un elemento disuasorio para asteroides que puedan encontrarse en curso de colisión con la Tierra.

 

Como curiosidad, la noche del 5 de marzo de 2021, la enorme roca espacial pasará a 16.852.369 km de nuestro planeta, es decir, aproximadamente 44 veces la distancia a la Luna, momento que aprovecharán los astrónomos para estudiarlo y poder conseguir observaciones más detalladas de este asteroide.

Para observarlo a simple vista, algo que casi nunca pasa con los asteroides, tendremos que esperar al 13 de abril de 2029. Según la NASA, Apophis se verá como una mota de luz que se mueve a través de Australia; estará sobre el Océano Atlántico en su aproximación más cercana a la Tierra y se moverá tan rápido que cruzará este océano en apenas una hora.

 


Referencia: Universidad de Hawái

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo