El Ártico se calienta tres veces más rápido que el planeta

En menos de medio siglo, la temperatura media anual del Ártico ha aumentado 3,1 grados.

Ártico
iStock.

El hielo marino del Ártico es una de las primeras víctimas del aumento de las temperaturas. Tal como advierten los científicos, la probabilidad de que desaparezca el hielo por completo en verano es diez veces mayor si la Tierra se calienta dos grados por encima de los niveles preindustriales (en comparación a los 1,5 grados que se establecieron en el Acuerdo de París en el año 2015).

Este descubrimiento proviene del Programa de Evaluación y Monitoreo del Ártico (AMAP) en un informe elaborado concienzudamente para una reunión ministerial del Consejo Ártico en Reikiavik (Islandia). "El Ártico es un verdadero punto de acceso para el calentamiento climático " afirmó Jason Box, glaciólogo del Servicio Geológico de Dinamarca y Groenlandia.

Así, en menos de medio siglo, la temperatura media anual del Ártico ha aumentado 3,1 grados. Una cifra alarmante teniendo en cuenta que el planeta ha subido en su totalidad 1 grado. Por otro lado, en un informe de 2019 sobre los lugares con hielo de la Tierra, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU concluyó que la temperatura del aire en la superficie del Ártico había aumentado probablemente más del doble del promedio mundial.

deshielo
Pixabay.

Incendios forestales

En 2004 se produjo un punto de inflexión cuando la temperatura en el Ártico comenzó a aumentar de manera desproporcionada. Desde entonces, el calentamiento ha continuado a un ritmo un 30 por ciento más alto que en décadas anteriores.

La región ahora está experimentando más días cálidos durante el invierno. A esto hay que añadirle el calor del océano durante los meses de verano, que cada vez está más libre de hielo. Además, tal como señalan los científicos, el calentamiento global no llegará a su fin a medio o corto plazo. De hecho, para finales de siglo se espera que las temperaturas medias en el Ártico aumenten entre 3,3 y 10 grados por encima de la media del periodo entre 1985 y 2014.

La cifra final dependerá de la rapidez con la que la humanidad actué reduciendo las emisiones de efecto invernadero. Ahora más que nunca está en nuestras manos el futuro del planeta. 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo