El 3 de junio Saturno estará en oposición

Es un buen momento para disfrutar de la observación del planeta de los anillos. Te contamos cómo localizarlo.

¿Cómo encontrarlo?

Para localizar el planeta tendremos que dirigir la mirada hacia la constelación de Ofiuco. A simple vista se verá como un punto luminoso de tono amarillento y brillo estable. Es sin duda el astro más brillante de esa constelación durante estos días. Si se desea disfrutar de la observación de este planeta es necesario utilizar un telescopio que permita alcanzar como mínimo 200 aumentos.

La observación de Saturno mediante telescopio nos descubre dos peculiaridades. La primera es el sistema de anillos que rodea al planeta en su plano ecuatorial. Estos anillos están formados por partículas heladas de diferentes tamaños. Cuando en 1610 Galileo los detectó no fue consciente de lo que estaba observando debido a la limitada capacidad de su telescopio. Décadas más tarde, en 1659, un matemático y astrónomo neerlandés, Christiaan Huygens, desveló que se trataba de un sistema de anillos. Ese mismo año también descubrió Titán, el satélite más grande de Saturno.

Los anillos se distribuyen de manera concéntrica formado diferentes secciones. La división de Cassini es una de estas separaciones y es otro de los rasgos que podemos observar con telescopio siempre que la noche sea estable. Otra es la división de Encke, más estrecha que la anterior y que requiere técnicas fotográficas para identificarla.

La segunda peculiaridad es el achatamiento del planeta. Saturno tiene un periodo de rotación rápido, de poco más de 10 horas lo que, sumado a su baja densidad, la más baja de todos los planetas del Sistema Solar, y a su relativa poca gravedad, provoca que el disco adopte una forma un poco ovalada. Al igual que Júpiter, durante la observación de Saturno también es posible apreciar las bandas que se forman en el planeta, aunque son un poco más sutiles y menos llamativas.

Saturno cuenta con más de sesenta satélites orbitando a su alrededor. De todos ellos Titán, el más grande, puede apreciarse como una estrella de color amarillenta, sin llegar a observar detalles de su superficie.

Amadeo Aznar, Observatorio Isaac Aznar, CAAT-Centro Astronómico del Alto Turia

Etiquetas: astronomíaplanetas

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS