Eclipse lunar: una de las mejores pruebas de que la Tierra no es plana

Son muchas las pruebas que evidencian que nuestro planeta es una esfera y no un disco plano, pero pocas son tan evidentes y elegantes como un eclipse lunar.

 

La era de internet debería ser la era de la información, la era en la que, por primera vez en la historia, tenemos acceso a toda la información que podamos necesitar y la era en la que pseudociencias y teorías de la conspiración deberían desaparecer. Pero también es la época en la que más fácil resulta difundir mentiras y hacerlo sin la necesidad de aportar pruebas que las respalden. De ahí que hayan resurgido con fuerza movimientos como el  terraplanismo. Pues bien, hoy venimos a hablaros de una de las formas más fáciles de demostrar el sinsentido que es dicho movimiento, con una experiencia científica que podremos disfrutar dentro de poco: un eclipse lunar.

Por supuesto esta no es la única prueba de que la Tierra es esférica y no plana, pero sí es una especialmente visual y a la que no tenemos acceso muy a menudo, por requerir de un eclipse lunar. Pues bien, ¿qué va a ocurrir, y qué opinan la ciencia y el terraplanismo sobre este fenómeno? El 16 de mayo, una sombra cruzará la superficie de la Luna hasta dejar a nuestro satélite en la oscuridad durante varias horas, cogiendo en el proceso un tono rojizo. Más tarde esta región sombreada se retirará por el lado contrario por el que apareció devolviendo a la Luna su brillo habitual. Esta es la descripción completamente objetiva del proceso, sin presuponer nada del funcionamiento del universo. Esto será visible con facilidad desde toda Sud y Centroamérica, pero también desde partes del sur de Norteamérica y del este de África y Europa. Desde España podrá verse antes del amanecer, alrededor de las 5 de la mañana, antes de que la Luna se oculta tras el horizonte por el oeste.

Wikimedia | Sombra de la Tierra sobre la Luna
Wikimedia | Sombra de la Tierra sobre la Luna

La ciencia opina que este oscurecimiento de la Luna tendrá lugar porque, en el transcurso natural de la órbita del satélite alrededor del planeta y del planeta alrededor de la estrella, ocurrirá que la Tierra se situará en la línea que une a la Luna y el Sol, bloqueando la luz de la estrella que se dirigía hacia el satélite. Al bloquear esta luz, se creará una región sombreada que irá avanzando por la superficie de la luna conforme avances las respectivas órbitas.

Por otro lado el terraplanismo opina que esta sombra será el resultado de que un “objeto sombrío” pase por delante de la Luna, oscureciéndola. Un objeto que no es visible el resto del tiempo y que no aparece mencionado en ningún otro fenómeno de los que pretende explicar el terraplanismo. Esta descripción es la dada por la Flat-Earth Society, el mayor organismo defensor de este sinsentido a nivel mundial, en su propia wiki.

Pues bien, de qué manera es todo este fenómeno, una de las mejores pruebas de que efectivamente la Tierra no es plana sino esférica. Lo que observamos durante un eclipse lunar es, efectivamente, la sombra que la Tierra proyecta sobre la Luna al pasar por delante de ella. Si el terraplanismo fuera correcto esto en primer lugar no podría ocurrir, porque la Luna y el Sol se mueven ambos sobre un mismo plano situado a varios kilómetros de altura sobre el supuesto disco terrestre. Sin embargo la ciencia no tiene más problemas en explicarlo.

Por otro lado, si la Tierra fuera plana pero tuviera a la Luna y el Sol orbitando como la ciencia opina que hacen (en contra de la versión oficial del terraplanismo) la sombra que veríamos proyectada sobre la Luna sería muy diferente. En todos los eclipses lunares vistos desde que hay registro, y en el del próximo 16 de mayo de 2022, veremos una sombra redondeada, correspondiente a la sombra que proyectaría una esfera. Un disco en la mayoría de casos proyectaría una sombra que no sería más que una fina línea (si el disco está “de canto”) o una forma elipsoidal. Solo cuando la Tierra-disco estuviera exactamente de cara frente al Sol se observaría esa sombra circular. Pero, insistimos, esta no es la explicación que dan los propios terraplanistas.

Wikimedia | Luna durante la fase total del eclipse
Wikimedia | Luna durante la fase total del eclipse

Por otro lado, durante el momento de máxima ocultación de la Luna, esta cobra un tono rojizo. Parte de la luz del Sol atraviesa la atmósfera de la Tierra sin llegar a su superficie y acaba siendo difractada hasta alcanzar la Luna. El tono rojizo proviene del mismo mecanismo que da a los amaneceres y los atardeceres su característico color. La dispersión de Rayleigh afecta más a las longitudes de onda cortas (los tonos azules), de forma que cuando la luz del Sol atraviesa una gruesa capa de atmósfera (como cuando está bajo en el horizonte o cuando atraviesa todo el lateral terrestre en su camino a la luna) solo sobrevive la luz roja y naranja, dándole ese tono a nuestro satélite.

Todo esto podrás comprobarlo por tu cuenta, sin que yo pueda influenciar en tu veredicto, el próximo día 16 de mayo, si decides madrugar y mirar hacia el oeste a eso de las 5 de la madrugada, o en cualquiera de los próximos eclipses lunares que ocurran.

Pero, como comentábamos antes, esta no es la única prueba de que la Tierra no sea plana. Las estrellas que podemos observar en la bóveda celeste son prueba de que la Tierra es esférica. Si nuestro planeta fuera plano, desde cualquier punto de su superficie podrían observarse las mismas estrellas, tendríamos acceso al mismo firmamento, pero la realidad es que las estrellas visibles desde el hemisferio norte y el hemisferio sur son diferentes. Además, si el Sol y la Luna flotaran sobre la Tierra, dando vueltas alrededor del polo norte como propone el terraplanismo, jamás llegaría a ponerse tras el horizonte, sino que se haría más pequeño y más grande en función de su distancia. Además, los barcos o edificios lejanos no sufrirían este mismo efecto. La rotación terrestre además afecta al sentido de rotación de los huracanes y tormentas de gran tamaño, dependiendo del hemisferio en que ocurran. Por último, medir el radio de la Tierra esférica es algo tan relativamente sencillo que se hizo con éxito en el siglo III a.C. por parte del filósofo griego Eratóstenes.

José Luis Oltra de perfil

José Luis Oltra (Cuarentaydos)

Soy físico de formación y viajero de vocación. Divulgo ciencia allí donde me lo permiten, aunque principalmente en youtube y tiktok bajo el nombre de Cuarentaydos. Por aquí me verás hablando de la física del universo, desde las galaxias y estrellas más grandes hasta las partículas subatómicas que las componen.

Continúa leyendo