Draconyx loureiroi, el enigmático dinosaurio portugués

Un nuevo estudio ha cambiado la clasificación de esta especie tan desconocida.

 

En 1991 se encontraron unos pocos restos fósiles en Portugal. El dinosaurio al que pertenecieron no fue descrito científicamente hasta 2001. Apenas existen reconstrucciones de este espécimen y las dudas van ganando por goleada a las certezas que los investigadores pueden afirmar acerca de esta especie. A raíz de nuevos materiales fósiles, un estudio reciente ha cambiado el punto de vista en cuento a la clasificación de este dinosaurio.

Un herbívoro “pequeño” y bípedo

Draconyx loureroi era un dinosaurio herbívoro pequeño, delgado y bípedo. Así se lo imaginan los expertos que, tras analizar la anatomía de las extremidades anteriores y posteriores del animal, defienden que fue una especie ágil, capaz de usar sus manos para agarrar sus alimentos. Se trata de una habilidad que causa sorpresa en los estudiosos, puesto que los parientes más cercanos de Draconyx loureroi son animales de gran tamaño que caminaban sobre cuatro patas, lo cual significa que la estructura de las patas delanteras se modificó notablemente.

En 2010, Gregory S. Paul estimó la longitud de esta especie en 3,5 metros, pudiendo alcanzar un peso de hasta 150 kilos. Dado que otros herbívoros cercanos midieron 10 metros de longitud y pesaron un promedio de 3 toneladas, tenemos un contexto por el que, a pesar de sus medidas, podemos calificar a D. loureroi como herbívoro “pequeño”.

Vivió a finales del período Jurásico, hace alrededor de 150 millones de años, durante la edad Titoniense, en la actual Europa. Su nombre significa “Garra de dragón de João Loureiro”, en homenaje a un sacerdote jesuita del siglo XVIII, pionero en la paleontología portuguesa que también trabajó en temas de astronomía, botánica y medicina.

Draconyx dinosaurio de Portugal
Fuente: Víctor Carvalho CC BY NC 4.0

Reevaluación y clasificación

Se trata del primer dinosaurio ornitópodo descrito en Portugal. Los ornitópodos fueron dinosaurios dotados con patas de tres dedos, al igual que las aves. Fueron herbívoros que prosperaron con éxito, sobre todo en Norteamérica, gracias a uno de los aparatos masticadores más desarrollados de la historia de los reptiles. Draconix loureroi, en concreto, se clasifica en la familia de los iguanodóntidos, dinosaurios que vivieron desde el Cretácico inferior al superior, hace entre 140 y 100 millones de años. De esta familia destaca la especie Iguanodon bernissartensis, cuyo esqueleto fue uno de los primeros fósiles de dinosaurio expuesto al público, montado en 1882 en el palacio de Carlos de Lorena, en Bruselas.

Originalmente se emparentó con los camptosauridos, pero un estudio reciente defiende que:

“Draconyx loureiroi es un taxón válido anidado en Styracosterna (estiracoternos) y es claramente diagnosticable por una combinación única de caracteres”.

Los restos fósiles fueron descubiertos en 1991 por Carlos Anunciaçao en una expedición llevada a cabo en Vale de Frades, en Lourinhã, situada a unos 70 kilómetros al norte de Lisboa. Sin embargo, la descripción científica del hallazgo no tuvo lugar hasta 2001, cuando Octávio Mateus y Miguel Telles Antunes publicaron el estudio en la revista “Annales de Paléontologie”. Fue en este trabajo en el que se clasificó como un nuevo camptosaurio.

Veinte años después, el descubridor original, Carlos Anunciaçao ha donado al Museo de Lourinhã material fósil adicional a los ya estudiados. En concreto, los huesos corresponden a la mano de Draconyx loureiro. Estos restos han brindado la oportunidad de reevaluar la especie gracias a la nueva información obtenida, cuyos resultados han sido publicados en la revista “Zoological Journal of the Linnean Society” en febrero de 2022. Filippo Maria Rotatori encabezó el equipo de investigación encargado del nuevo estudio, quien opina que:

“Probablemente sea la mano más completa de este tipo de animales para el Jurásico en Europa. Cuando vi el material por primera vez, comprendí de inmediato que teníamos que observar mejor el espécimen de Draconyx, que no se había estudiado durante 20 años. Los resultados de nuestra investigación indican que todavía tenemos mucho por descubrir con respecto a estos animales, y recién comenzamos a darnos cuenta de su diversidad aquí en Portugal”.

El holotipo de Draconyx loureroi se puede visitar en Dinoparque de Lourinhã, un municipio famoso por el hallazgo de dinosaurios del Jurásico Superior que cuenta con más de treinta años de actividad paleontológica visibles, en su mayor parte, en el propio Museo de Lourinhã. Es por ello que esta formación geológica atrae a científicos de todo el mundo, quienes seguirán desenterrando conocimiento como los que aún quedan por venir acerca de Draconyx loureroi.

Referencias:

Mateus, O. y Telles Antunes, M. 2001. Draconyx loureiroi, a new camptosauridae (Dinosauria, Ornithopoda) from the Late Jurassic of Lourinhã, PortugalDraconyx loureiroi, un nouveau camptosauridae (Dinosauria, Ornithopoda) du Jurassique supérieur de Lourinhã, Portugal. Annales de Paléontologie 87, 1, 61-73. DOI: 10.1016/S0753-3969(01)88003-4.

Rotatori, F. M. et al. 2022. Reappraisal and new material of the holotype of Draconyx loureiroi (Ornithischia: Iguanodontia) provide insights on the tempo and modo of evolution of thumb-spiked dinosaurs. Zoological Journal of the Linnean Society 195, 1, 125-156. DOI: 10.1093/zoolinnean/zlab113.

  1. Aragosaurus participa en un estudio sobre Draconyx, uno de los primeros estiracosternos. aragosaurus.com.

Imagen de portada: Victor Carvalho CC BY NC 4.0.

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo