Dos lunas de Urano podrían ocultar océanos líquidos en su interior

Titania y Oberón, las lunas heladas del planeta Urano presentarían océanos líquidos gracias al calor de la desintegración de elementos radiactivos en su núcleo.

La presencia de agua en cualquier otro cuerpo celeste que no sea la Tierra ha sido y es motivo de investigación desde que tenemos interés en el espacio.


Ahora, un nuevo estudio ha revelado que las dos lunas más grandes de Urano, el séptimo planeta de nuestro sistema solar, Titania y Oberón, podrían esconder océanos ocultos bajo su superficie. Las temperaturas de la superficie con un promedio de alrededor de -200 ° C evidencian que estos mundos están cubiertos de hielo, pero los elementos radiactivos en las profundidades de estas lunas pueden mantener derretida parte de su agua interior. De hecho, muchas lunas más pequeñas de Urano más cercanas al planeta que Titania y Oberon obtienen la mayor parte de su calor interno del calentamiento de las mareas.


Francis Nimmo, de la Universidad de California (EE. UU.) y autor de la investigación , dijo a la revista New Scientist: “puedo apostar a que hay océanos en estos cuerpos”. Según Nimmo, ambas lunas podrían soportar el océano subterráneo actualmente si hubiera poca pérdida de calor a través de sus casquetes polares exteriores, demostraron las simulaciones realizadas por ordenador. Aunque, eso sí, podría haber otros factores que evitarían que los océanos líquidos subterráneos de Titania y Oberon se congelasen (como si la superficie es más o menos porosa, si los océanos líquidos contienen amoníaco o no o incluso si los clatratos -las jaulas de átomos con otro átomo atrapado en su interior- podrían limitar el flujo de calor que sale del océano.

Como curiosidad, Titania tiene 1.576 km de diámetro, mientras que Oberón tiene alrededor de 1.522 km de diámetro.


Los científicos señalan la importancia de diseñar misiones futuras orientadas a explorar posibles océanos en las cinco lunas principales de Urano: Oberón, Titania, Umbriel, Ariel y Miranda. La NASA, por ejemplo, pretende lanzar una sonda espacial en la década de 2030 con destino Urano y Neptuno y sus respectivos satélites naturales.

 

También te puede interesar:
Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Vídeo de la semana

Continúa leyendo

#}