Detectan una nueva molécula orgánica en nuestra galaxia

La molécula recién descubierta podría tener un papel fundamental en la formación de aminoácidos, uno de los ingredientes clave de la vida tal y como la conocemos.

molecula-organica
X-Ray:NASA/CXC/UMass/D

Cerca del centro de la Vía Láctea, en una vasta nube en el espacio entre las estrellas, un equipo de astrónomos ha identificado una molécula orgánica nunca antes detectada en el medio interestelar. Se llama propargilamina, y podría desempeñar un papel clave en la formación de los aminoácidos vitales para el surgimiento de la vida.

Los experimentos de laboratorio en el Centro de Estudios Astroquímicos (CAS) del Instituto Max Planck de Física Extraterrestre (MPE) en Munich, así como las observaciones astronómicas del Instituto Nacional Italiano de Astrofísica (INAF), han llevado a la identificación de esta nueva molécula en la nube molecular conocida como G + 0.693-0.027, cerca del centro galáctico.

La propargilamina tiene la fórmula química HCCCHNH y es un compuesto inestable. Es muy difícil aislarla en condiciones normales de la atmósfera de la Tierra, pero prospera a bajas densidades y temperaturas típicas del medio interestelar.


"La particularidad de esta especie química radica en su doble enlace carbono-nitrógeno, que le da una alta reactividad. Con este doble enlace se convierte en un componente fundamental de las cadenas químicas que provienen de las moléculas más simples y abundantes en el espacio que contienen carbono y nitrógeno -por ejemplo formaldehído (H2CO) y amoníaco (NH3), respectivamente - a los aminoácidos más complejos, los bloques de construcción fundamentales de la biología terrestre ", explica el astroquímico Luca Bizzocchi del Instituto Max Planck de Física Extraterrestre en Alemania.

La zona en la que se descubrió esta molécula orgánica es un sistema de nubes ricas en gas molecular. Se llama la Zona Molecular Central, un área de gran interés para los astroquímicos, pues representa un gran depósito de moléculas orgánicas complejas astrofísicas, como formiato de etilo, cianuro de iso-propilo y óxido de propileno. Son conocidas conocen como moléculas prebióticas, ya que juegan un papel clave en los procesos prebióticos que crean los componentes básicos de la vida, como los aminoácidos, el ARN y el ADN, por lo que el hallazgo de propargilamina representa un candidato prometedor para una nueva detección interestelar.

 


Estudiando la propargilamina en el laboratorio

El objetivo del estudio era realizar una investigación exhaustiva de laboratorio del espectro de rotación de la propargilamina en su estado vibratorio de tierra para obtener un conjunto altamente preciso de frecuencias de descanso y buscarlo en el espacio. Las mediciones se realizaron utilizando un espectrómetro de onda milimétrica de modulación de fuente, equipado con un sistema de pirólisis para la producción de especies inestables.

"A medida que una molécula gira en el medio interestelar, emite fotones a frecuencias muy precisas", aclara Bizzocchi. "Esta información, cuando se combina con datos de radiotelescopios, nos permite saber si una molécula está presente en las nubes moleculares, los sitios de formación de estrellas y planetas".


Los expertos registraron los espectros rotacionales de dos isómeros, o configuraciones atómicas, de propargilamina en el laboratorio, sumando alrededor de 1.000 transiciones rotacionales, permitiendo crear un perfil espectral increíblemente preciso de propargilamina, lo que explica la distorsión que sufre la molécula en el espacio.

Después, compararon estos resultados con observaciones espectrales realizadas con el telescopio de 30 metros de Sierra Nevada (España), enfocando a la nube G + 0.693-0.027. Y tal y como esperaban: "Nuestra molécula estaba allí", expuso el astrofísico Víctor M. Rivilla, del Instituto Nacional de Astrofísica de Italia.


¿Qué otros secretos esconde nuestro cosmos? Poco a poco seguimos descubriéndolos.

 

Referencia: Propargylimine in the laboratory and in space: millimetre-wave spectroscopy and first detection in the ISM, arXiv:2006.08401 [astro-ph.GA] arxiv.org/abs/2006.08401

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo