Detectada una explosión cósmica brutal que barre la Tierra (¿el origen?)

Este espectacular fenómeno fue captado por múltiples telescopios de todo el mundo. ¿Qué surgió de ese evento? Los astrónomos creen que es el nacimiento de un agujero negro.

 

La NASA ha detectado el estallido cósmico de rayos gamma más poderoso jamás descubierto por nuestros telescopios. La explosión fue tan colosal que el haz de radiación de alta energía fue 18 veces más potente que el récord anterior.

 


El pulso de alta energía barrió la Tierra

El origen, una poderosa emisión de un 'estallido de rayos gamma' (GRB), el tipo más potente de explosiones en el universo, que ha sido bautizada como GRB 221009A. Fue captada el domingo 9 de octubre, cuando los astrónomos de todo el mundo estaban fascinados por este pulso inusualmente brillante y de larga duración de radiación de alta energía que barrió la Tierra, según un comunicado de la NASA.

La señal se detectó el 9 de octubre, pero la explosión en sí ocurrió hace 1.900 millones de años. Provenía de la dirección de la constelación de Sagitta (una de las tres constelaciones más pequeñas, dentro del perímetro del Triángulo Estival, el gran asterismo formado por las estrellas Deneb, Vega y Altair. El estallido cósmico fue visible para los telescopios durante más de 10 horas, lo que lo convierte en uno de los GRB de mayor duración detectados.

 


El más enérgico hasta la fecha


La energía de estos eventos generalmente se mide en gigaelectronvoltios (GeV), pero algunos se han registrado con energías de alrededor de 1 teraelectronvoltio (TeV). Para mostrar la singularidad de esta monstruosa señal, su energía habría alcanzado un récord de 18 TeV, marcando la primera detección de un GRB con energías superiores a 10 TeV.

Según los expertos, probablemente fue provocada por una explosión de supernova que dio lugar a un agujero negro. Cuando esto ocurre, un agujero negro naciente impulsa poderosos chorros de partículas que viajan cerca de la velocidad de la luz y atraviesan la estrella, emitiendo rayos X y rayos gamma. El haz angosto de radiación intensa solo se puede ver cuando el chorro apunta hacia la Tierra, pero tal evento se puede ver en todo el universo.

explosion-cosmica-brutal
NASA/Swift/Cruz deWilde

“El GRB 221009A excepcionalmente largo es el estallido de rayos gamma más brillante jamás registrado y su resplandor posterior está rompiendo todos los récords en todas las longitudes de onda”, dijo Brendan O’Connor, estudiante de posgrado en la Universidad de Maryland y la Universidad George Washington. "Debido a que este estallido es tan brillante y también cercano, creemos que esta es una oportunidad única en un siglo para abordar algunas de las preguntas más fundamentales sobre estas explosiones, desde la formación de agujeros negros hasta pruebas de modelos de materia oscura".


Solo hay que imaginarse una ola de rayos X y rayos gamma atravesando el sistema solar para darse cuenta de la magnitud de este estallido cósmico. De hecho, Los astrónomos se dieron cuenta de que el evento estaba ocurriendo cuando el Telescopio Espacial de Rayos Gamma Fermi de la NASA, el Observatorio Neil Gehrels Swift y la nave espacial Wind, entre otros, detectaron una ola de rayos X y rayos gamma que pasaban a través del sistema solar.

El hecho de que se produjese a 'solo' 1.900 millones de años luz explica también por qué brilló durante tanto tiempo después, porque normalmente las ráfagas de energía de este tipo suelen estar a varios miles de millones de años luz de distancia o incluso más.


“Este estallido está mucho más cerca que los GRB típicos, lo que es emocionante porque nos permite detectar muchos detalles que de otro modo serían demasiado débiles para ver”, dijo Roberta Pillera, una astrónoma que dirigió las primeras comunicaciones sobre el estallido. “Pero también se encuentra entre los estallidos más enérgicos y luminosos jamás vistos, independientemente de la distancia, lo que lo hace doblemente emocionante”.

 


¿Representa un peligro para la Tierra?

De ningún modo. A pesar de su intensidad y de su proximidad, este GRB es inofensivo. Si ocurriese dentro de nuestra Vía Láctea y su haz apuntara directamente a la Tierra, sería otro cantar: podría causar una extinción masiva pero, estadísticamente, es una posibilidad muy, muy, lejana.

Referencia: : International Gemini Observatory / NOIRLab / NSF / AURA / B. O’Connor, University of Maryland & George Washington University / J. Rastinejad & W. Fong, Northwestern University / T.A. Rector, University of Alaska Anchorage & NSF’s NOIRLab / J. Miller, M. Zamani & D. de Martin, NSF’s NOIRLab.

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo