Después de 15 años, llega el final de Opportunity

Desde la gran tormenta de arena y tras más de ocho meses sin respuesta, la NASA ha dado por finalizada la misión.

El rover Opportunity ha claudicado ante la intensa tormenta de polvo marciano que lo dejó fuera de combate en junio de 2018. Llega el final del camino.

 

La agencia espacial estadounidense (NASA) hizo un último intento de contactar con Opportunity Rover el martes por la noche, ocho meses después de su último contacto. Sin éxito, han declarado oficialmente el fin de la misión.

 

 

El rover Opportunity llegó a Marte en 2004 y, desde entonces, ha cubierto 45 kilómetros en el planeta, asegurando su lugar en la historia después de durar mucho más allá de la misión inicial prevista tan solo para 90 días.

Sin embargo, el año pasado una gigantesca tormenta de polvo bloqueó la luz solar de Marte, impidiendo que las baterías solares de Opportunity pudieran recargarse. A pesar de los increíbles esfuerzos de los ingenieros de la NASA para obtener una respuesta a través de los canales de radio, su última comunicación fue el 10 de junio de 2018. Decidieron esperar unos meses para evaluar de nuevo la situación a la espera del despertar del rover. Una comunicación que nunca llegó.

 

 

Opportunity recorrió la superficie marciana durante casi una década y media, cubriendo más que el terreno de una maratón y encontrando pruebas concluyentes de que el Planeta Rojo albergaba grandes cuerpos de agua líquida en el pasado antiguo. El rover del tamaño de un carrito de golf y su gemelo, Spirit, han hecho de Marte un lugar familiar.

Spirit y Opportunity se lanzaron por separado. Primero bajó Spirit y se instaló en un cráter llamado Gusev situado a unos 14 grados al sur del ecuador marciano. Opportunity aterrizó en la llanura ecuatorial Meridiani Planum, al otro lado del planeta desde Gusev, en 2004.

 

 

Ambos rovers se embarcaron en misiones de superficie diseñadas para unos 90 días terrestres, durante los que buscaron señales de actividad de agua en el pasado. Dicha evidencia se había visto anteriormente desde los orbitadores Viking 1 y Viking 2 de la NASA, por ejemplo, que fotografiaron lo que parecían ser antiguos canales de ríos en la superficie polvorienta de Marte. Pero fue Opportunity quien nos dio la respuesta.

"Estableció de manera concluyente la presencia de agua líquida superficial persistente en Marte", comentó John Callas del JPL. "Siempre habíamos especulado al respecto y habíamos visto evidencia, pero la firma del mineral fue confirmada por Opportunity".

 

Los análisis de Opportunity de los minerales de arcilla en la superficie del planeta indicaron que al menos parte de esta agua antigua, que fluía hacía 4 billones - 3,5 billones de años, tenía un pH relativamente neutral. Es decir, no era demasiado ácida.



Llegó la gran tormenta de arena

 

La tempestad dejó fuera de combate a Opportunity el 10 de junio.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

"Necesitábamos una tormenta de polvo histórica para terminar esta misión histórica", dijo la investigadora adjunta del MER, Abigail Fraeman, de JPL, durante el evento del anuncio del fin de la misión Opportunity.

La tormenta de polvo comenzó a extinguirse a finales de julio y, a mediados de septiembre, había disminuido tanto que la NASA comenzó un esfuerzo concertado para contactar con Opportunity. La esperanza de todos era que las fuertes brisas limpiaran algo del polvo de los paneles solares del rover, permitiendo que Opportunity recargarara sus baterías y despertarse por fin.

Algo que no ha sucedido y, aparentemente, nunca pasará. Por lo que, por primera vez en 15 años, tendremos que acostumbrarnos a un mundo sin el rover Opportunity. Gracias por todo.

 

Referencia: NASA

 

Crédito imagen: NASA

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

CONTINÚA LEYENDO