Descubren una segunda Gran Mancha en Júpiter

La Gran Mancha Roja de Júpiter es lo bastante grande como para englobar 2 veces y media el diámetro de la Tierra. ¿Y esta Gran Mancha Fría?

También te puede interesar: La sonda Juno alcanza Júpiter

Descubriendo la 'Gran Mancha Fría'



Los astrónomos utilizaron el instrumento CRIRES en el
Very Large Telescope (VLT) de Chile para observar las emisiones espectrales de H3 +, un ion de hidrógeno presente en grandes cantidades en la atmósfera de Júpiter, que permitió a los científicos hacer un mapa de la temperatura y densidad media de la atmósfera del planeta. A continuación, utilizaron imágenes de la emisión H3 + de la ionosfera de Júpiter tomada por el NASA InfraRed Telescope Facility entre 1995-2000 para comparar ambos datos.

A través de la
combinación de más de 13.000 imágenes tomadas durante más de 40 noches por el Telescopio infrarrojo de NASA situado en el Observatorio de Hawái, los astrónomos identificaron la presencia de la Gran Mancha Fría como un área oscura entre el ambiente caliente de la alta atmósfera de Júpiter.

 

"Lo que sorprende en Júpiter es que, a diferencia de los sistemas meteorológicos de la Tierra, la Gran Mancha Fría se ha observado en el mismo lugar a lo largo de 15 años, comparable a los sistemas meteorológicos en la atmósfera inferior de Júpiter, como la Gran Mancha Roja. Las dos principales diferencias son, en primer lugar, que la aurora de la Tierra ve cambios dramáticos causados por la actividad del Sol, mientras que las auroras de Júpiter están dominadas por los gases de la luna volcánica Io, que son relativamente lentos y constantes, y los flujos atmosféricos generados por la aurora conducen el calor rápidamente por todo el planeta, haciendo que la atmósfera superior suene como una campana, atrapando esta energía más cerca de los polos", aclara Stallard.

Los científicos ciertamente se han sorprendido de este descubrimiento pero existen indicios de que también
podrían existir otras características en la atmósfera superior de Júpiter.


"Desde la Tierra, esperamos obtener una comprensión mucho mejor de este sistema meteorológico en los próximos años", concluye Stallard.

 

El estudio ha sido publicado en la revista Geophysical Research Letters.

 

Etiquetas: NASAastronomíacienciaplanetas

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS