Descubren una flor de cristales en Marte

El rover Curiosity de la NASA ha tomado una imagen de una curiosa formación en la superficie marciana. Parece una flor (pero no lo es).

Como si de un coral en forma de flor se tratara, el rover Curiosity de la NASA ha descubierto una formación mineral microscópica muy peculiar. El equipo de Curiosity confirmó que se trataba de un 'cúmulo de cristales diagenéticos', que los expertos del JPL de la NASA sugieren que se pudo haber formado por minerales que precipitaron del agua.

Esta imagen se tomó gracias al Mars Hand Lens Imager (MAHLI), una herramienta con vista microscópica para obtener imágenes de minerales, texturas y estructuras en rocas y suelos a escalas más pequeñas que el diámetro de un cabello humano; esto es, es como "la versión del rover de la lupa de aumento que los geólogos suelen llevar consigo al campo".

Curiosity fusionó seis imágenes para completar la foto de una pequeña formación microscópica que parece o una flor o un organismo (un jardín zen marciano, según muchos usuarios de Twitter), pero en realidad está creada a partir de delicados cristales minerales.

Este tipo de formación de cristales diagenéticos (grupos de cristales tridimensionales, creados por una combinación de minerales), ya habían sido observadas anteriormente por el rover Curiosity. Según evidencias anteriores, este clase de formaciones que brotan en distintas direcciones, habrían estado incrustadas dentro de una roca, que se erosionaría con el tiempo; estos grupos de minerales, sin embargo, parecen ser resistentes a la erosión. Gracias a esta característica, -ser resistentes a la erosión-, permanecen en la polvorienta superficie del planeta rojo, según han explicado los científicos de la NASA.

Sobre estructuras similares encontradas en el pasado, se han encontrado depósitos similares a flores en Marte en las colinas de Pahrump y hechos de sales llamadas sulfatos.

La diminuta formación mineral es un recordatorio del pasado acuoso de Marte, un área clave de estudio que podría ayudar a los científicos a determinar si el que, actualmente, es un inhóspito planeta, una vez fue capaz de albergar vida microbiana.

El rover Curiosity está estudiando el cráter Gale, un lecho de lago seco de 155 km de diámetro ubicado en el cuadrilátero de Aeolis e incluye la montaña Aeolis Mons (conocido también como Monte Sharp) que se eleva 5,5 kilómetros sobre el suelo del cráter.

 

 

La NASA eligió originalmente el cráter como lugar de exploración e investigación para Curiosity, que aterrizó en Marte en noviembre de 2011, debido a la evidencia de la presencia de agua en el pasado distante.

Puede que no sea una flor real, pero la estructura mineral es particularmente bonita y proporciona a los científicos la información que tanto necesitan sobre la superficie marciana.

Marte es un lugar muy diferente a la Tierra, pero imágenes como estas muestran algunas similitudes entre los dos planetas.

Con 80 kg de instrumentos científicos a bordo, el rover Curiosity pesa un total de 899 kg y funciona con una fuente de combustible de plutonio. Curiosity, que fue lanzado (el 26 de noviembre de 2011 desde Cabo Cañaveral en Florida) en la nave espacial Mars Science Laboratory (MSL), mide 2,9 metros de largo por 2,7 metros de ancho por 2,2 metros de altura y, desde su aterrizaje el 6 de agosto de 2012, ya ha recorrido unos 18 kilómetros de Marte. Debido a su éxito, pues ha encontrado el antiguo lecho de un río donde solía fluir agua líquida entre otras cosas, la misión se ha extendido indefinidamente.

 

 

Abigail Fraeman, científica adjunta del proyecto Curiosity, tuiteó la imagen junto con un centavo para comparar la escala.

 

Referencia: NASA JPL-Caltech

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo