Descubren una cultura desconocida en China de la Edad de Piedra

Un grupo de sapiens desarrolló hace 40.000 años en Asia una tecnología que mezclaba elementos antiguos y modernos.

Un equipo internacional de arqueólogos dirigido por el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana y la Academia de Ciencias de China ha descubierto recientemente una cultura innovadora de 40.000 años de antigüedad en un yacimiento paleolítico bien conservado situado al norte de China, en el yacimiento de Xiambei en la cuenca de Nihewan

Estas innovaciones culturales previamente no identificadas consisten en un conjunto de herramientas de piedra con distintas formas de hoja, junto con la evidencia más antigua conocida de procesamiento de ocre en Asia oriental.

 


Una antigua cultura de la Edad de Piedra

El equipo de excavación encontró evidencia de la cultura a unos 2,5 metros bajo tierra, cuando detectaron una capa de sedimento limoso oscuro que databa de hace entre 41.000 y 39.000 años, según la datación por radiocarbono de espectrometría de masas con aceleradores (AMS) y otros análisis. Este sedimento de la Edad de Piedra albergaba todo un tesoro. Aunque no se encontraron restos de homínidos en Xiambei, la presencia de fósiles humanos modernos en lugares cercanos sugiere que los visitantes de Xiambei probablemente eran Homo sapiens.


El sedimento contaba con artefactos y restos de animales, incluidos más de 430 huesos de mamíferos, evidencia física del uso y procesamiento del ocre y más de 380 líticos en miniatura, o pequeñas herramientas y artefactos hechos de piedra tallada o molida.

"Una capa principal del sitio contiene la característica de procesamiento de ocre más antigua conocida en el este de Asia, un conjunto distintivo de herramientas de piedra miniaturizadas con herramientas similares a cuchillas con rastros de empuñadura y una herramienta de hueso", explicó Shixia Yang, investigadora del Instituto Max Plank y de la Academia China y coautora del trabajo que recoge la revista Nature.

 


El caso más antiguo de utilización de ocre para dar coloración y consistencia

Según estos hallazgos arqueológicos, estos antiguos cazadores-recolectores parecen haber sido los primeros humanos en el este de Asia en procesar ocre y usar herramientas complejas, aportándonos nuevos datos acerca de cómo la cultura humana y la tecnología se extendieron por todo el mundo a medida que las poblaciones de Homo sapiens se expandieron fuera de África.

 

cultura-desconocida2
Fa-Gang Wang, Francesco d’Errico / Wang et al

Algunas de las herramientas de piedra con forma de hoja encontradas por los arqueólogos mostraban una clara evidencia de empuñadura en un mango, con análisis funcional y de residuos que sugieren que se usaron para taladrar, raspar pieles, tallar material vegetal y cortar materia animal blanda.

 


Un sistema técnico complejo en transición

“Aunque no se puede establecer el propósito de tal actividad (por ejemplo, la producción de pintura para colorear objetos o decorar cuerpos), la cantidad de polvo de ocre producido fue lo suficientemente grande para que el material sobrante impregne de forma permanente el sedimento de la zona sobre la que se realizaron los trabajos”, escriben los investigadores.

De hecho, otro análisis reveló que los diferentes tipos de ocre habían sido machacados y raspados en polvos de consistencia variable; otro, contenía fragmentos rocosos ricos en hematita, un mineral que contiene hierro oxidado y le da al ocre rojo su tonalidad distintiva.


¿Qué homínidos arcaicos ocuparon Xiamabei hace 40.000 años? Podrían ser los humanos modernos, pero los autores no pueden estar seguros de que neandertales y denisovanos, no estuvieran presentes también en el lugar. No se puede descartar ninguna hipótesis al respecto.


"La capacidad de los homínidos para vivir en latitudes del norte, con ambientes fríos y altamente estacionales, probablemente fue facilitada por la evolución de la cultura en forma de adaptaciones económicas, sociales y simbólicas", aclara Yang. “Los hallazgos en Xiamabei nos están ayudando a comprender estas adaptaciones y su papel potencial en la migración humana”.


Los expertos especulan que los humanos modernos podrían haber colonizado el área en un "patrón de mosaico", caracterizado por una distribución irregular de innovaciones en toda la región y la supervivencia desigual de las culturas y tecnologías locales.

 

Referencia: Shi-Xia Yang, Innovative ochre processing and tool use in China 40,000 years ago, Nature (2022). DOI: 10.1038/s41586-022-04445-2. www.nature.com/articles/s41586-022-04445-2

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo