Descubren un agujero negro muy cerca de la Tierra

Es el agujero negro más próximo a nuestro planeta, afirman los científicos. Está a apenas 1.560 años luz de la Tierra.

 

Los agujeros negros siempre han sido algo que nos ha fascinado mucho. Desde que Karl Schwarzchild teorizó sobre su existencia en 1916, tienen ese halo de misterio que nos resulta un objeto de estudio más que interesante. Por aquella época, a principios del siglo XX, los agujeros negros representaban una explicación para resolver la teoría de la Relatividad General del científico Albert Einstein. Más tarde, a mediados del mismo siglo, los astrónomos consiguieron detectar agujeros negros por cómo afectaban a los cuerpos celestes que los rodeaban. Posteriormente, en la década de 1980, los científicos estudiaron los agujeros negros supermasivos (SMBH) que residen en las galaxias más masivas del universo y nuestros datos sobre ellos se van actualizando cada día. Los agujeros negros son los objetos más extremos en el universo.

Eso sí, hasta la fecha solamente se han confirmado unos pocos, casi todos activos, lo que significa que “brillan” intensamente en rayos X a medida que consumen material de un compañero o compañera estelar cercano, a diferencia de los agujeros negros inactivos que no lo hacen.

Ahora, un equipo de científicos del Laboratorio Nacional de Investigación en Astronomía Óptica-Infrarroja de NSF, NOIRLab, ha identificado, utilizando el telescopio de Gemini Norte en Hawái, el agujero negro más cercano a la Tierra, situado a apenas a 1.600 años luz de distancia de nuestro planeta, en la constelación de Ofiuco. Según los expertos, que publican su estudio en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, se trata de la primera detección de un agujero negro de masa estelar en la Vía Láctea, cuya proximidad ofrece un objetivo de estudio único para avanzar en la comprensión de la evolución de los sistemas binarios.

noirlab
NOIRLAB

Reescribiendo la lista de agujeros negros

El agujero negro en cuestión, bautizado como Gaia BH1, es unas 10 veces más masivo que nuestro Sol; reside en un sistema binario cuyo otro miembro es una estrella similar al Sol, tan lejos de su agujero negro compañero como la Tierra del Sol, lo que hace que Gaia BH1 sea un objeto realmente especial. Y el hecho de que esté a solo 1.560 años luz de la Tierra lo sitúa el doble de cerca que el anterior campeón de proximidad.

“Tome el sistema solar, coloque un agujero negro donde está el Sol, y el Sol donde está la Tierra, y como resultado tendrás este particular sistema. Si bien existen muchas detecciones de sistemas como este, casi todos estos descubrimientos han sido refutados con posterioridad. En cambio, esta es la primera detección inéquivoca de una estrella tipo solar en una amplia órbita alrededor de un agujero negro de masa estelar en nuestra galaxia”, explicó Kareem El-Badry, astrofísico del Centro de Astrofísica | Harvard & Smithsonian y del Instituto Max Planck de Astronomía, además de autor principal del estudio.

Y es que si un agujero negro no se está alimentando de su entorno, nos pasa desapercibido; esto es, si se trata de un agujero negro inactivo, se suele confundir con su entorno, de ahí la dificultad en identificarlos en este estado. Porque no todos los agujeros negros de masa estelar que habitan en sistemas binarios se están alimentando activamente. Encontrar estos objetos inactivos es aún más difícil y requiere diferentes estrategias.

“He buscado agujeros negros inactivos por los últimos cuatro años utilizando una amplia variedad de métodos y distintos conjuntos de datos”, señaló El-Badry. “Mis intentos previos, así como los de otras personas, dieron como resultado una colección de sistemas binarios que se hacen pasar por agujeros negros, pero esta es la primera vez que la búsqueda dio resultado”, puntualizó.

Los científicos estudiaron la estrella con una serie de instrumentos terrestres, incluidos los telescopios Gemini North y Keck 1 en Hawai y los telescopios Magellan Clay y MPG/ESO en Chile. Estas observaciones permitieron determinar que el objeto invisible contiene la masa de 10 soles y orbita el centro de masa del sistema aproximadamente una vez cada 186 días terrestres.

"No pudimos encontrar ningún escenario astrofísico plausible que pueda explicar la órbita observada del sistema que no involucre al menos un agujero negro", apuntan los expertos.

Los astrónomos creen que nuestra galaxia, la Vía Láctea, alberga alrededor de 100 millones de agujeros negros de masa estelar.

Referencia: El-Badry, K., et al. (2022). “A Sun-like star orbiting a black hole” publicado en el Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. DOI: https://doi.org/10.1093/mnras/stac3140

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo