Descubren que más de 50 animales que creíamos mudos, pueden hablar

La comunicación acústica juega un papel fundamental en aspectos como la atracción de pareja y otra serie de comportamientos. El hallazgo nos remonta a hace 407 millones de años.

 

La comunicación oral está mucho más extendida en los animales vertebrados de lo que pensábamos. Esta es la principal conclusión de una nueva investigación publicada en la revista Nature Communications que muestra que, en lugar de evolucionar en muchos animales de forma independiente, la comunicación vocal surgió en un ancestro común hace más de 400 millones de años y que esta está mucho más extendida en el reino animal de lo que se creía, a pesar de ser territorio habitual de pájaros cantores, ranas o perros.


Ciertamente, a pesar de su importancia, se sabe poco sobre cuándo y en qué etapa de la historia evolutiva de los vertebrados apareció por primera vez este comportamiento.

El investigador Gabriel Jorgewich-Cohen de la Universidad de Zúrich, Suiza, y sus colegas recopilaron grabaciones de 53 especies que antes se pensaba que no eran vocales (que no realizaban ningún tipo de sonido), incluida la tuatara (Sphenodon punctatus), la Cayenne caecilian (Typhlonectes compressicauda), el pez pulmonado sudamericano (Lepidosiren paradoxa) y 50 especies de tortugas.

 


Reconstruyendo la historia vocal


Su estudio viene en forma de grabaciones vocales e información de comportamiento contextual que acompaña a la producción de sonido.


"Esto, junto con un amplio conjunto de datos basado en la literatura que incluye 1.800 especies diferentes que cubren todo el espectro, muestra que la comunicación vocal no solo está muy extendida en los vertebrados terrestres, sino que también evidencia habilidades acústicas en varios grupos que antes se consideraban no vocales", explica Gabriel Jorgewich-Cohen, estudiante de doctorado en el Instituto Paleontológico y Museo de la UZH y autor principal del trabajo.

Para investigar los orígenes evolutivos de la comunicación acústica en los vertebrados, los investigadores combinaron datos relevantes sobre las habilidades de vocalización de especies como lagartos, serpientes, salamandras o anfibios, con métodos de reconstrucción de rasgos filogenéticos. Combinados con datos de clados acústicos conocidos como mamíferos, aves y ranas, los investigadores pudieron mapear la comunicación vocal en el árbol de la vida de los vertebrados.

 


Un rasgo compartido muy antiguo


Las grabaciones de voz de los animales marinos comprendían principalmente comunicaciones sobre el apareamiento y la eclosión. Por ejemplo, las tortugas marinas realizan sonidos desde dentro del huevo para sincronizarse en la eclosión. Es una estrategia de supervivencia, ya que si salen todas a la vez, tendrán más posibilidades de sobrevivir. Además, las tortugas hacen ruidos de apareamiento y los tuátaras emiten sonidos para proteger su territorio.


“Muchas tortugas, por ejemplo, que se pensaba que eran mudas, de hecho, muestran repertorios acústicos amplios y complejos. Pudimos reconstruir la comunicación acústica como un rasgo compartido entre estos animales, que es al menos tan antiguo como su último ancestro común que vivió aproximadamente 407 millones de años antes del presente”, explica Marcelo Sánchez, quien dirigió el estudio.


"Nuestros resultados ahora muestran que la comunicación acústica no evolucionó varias veces en diversos clados, sino que tiene un origen evolutivo común y antiguo", concluyen los expertos.

También te puede interesar:

Referencia: G. Jorgewich-Cohen et al. 2022. Common evolutionary origin of acoustic communication in choanate vertebrates. Nat Commun 13, 6089; doi: 10.1038/s41467-022-33741-8

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo