Descubren por qué el polo norte magnético de la Tierra se mueve tan rápido hacia Siberia

Un grupo de científicos europeos cree haber descubierto finalmente qué es lo que está causando el movimiento del polo norte magnético terrestre. ¿Por qué se ha acelerado?

polo-magnetico
iStock

El polo norte magnético de la Tierra lleva muchos meses desplazándose misteriosamente rápido hacia Siberia. ¿Las causas? Se desconocían. Ahora, un equipo de científicos de la Universidad de Leeds (Inglaterra) acaba de dar con una posible explicación que ha sido publicada en la revista Nature Geoscience esta semana y que tendrá implicaciones para la navegación diaria y los sistemas de mapeo, entre otras cosas.

La Tierra está rodeada por un campo magnético que nace en el núcleo del planeta y que se extiende cientos de kilómetros hacia el espacio. Gracias a este campo, que actúa como un imán, las brújulas apuntan hacia el norte.

Se cree que el campo magnético de la Tierra es generado por los movimientos giratorios de hierro fundido en el núcleo del planeta. Ambos polos de la Tierra no son estacionarios, y permanecen en un estado permanente de flujo: sus posiciones se mueven constantemente. Desde que fue documentado por primera vez por científicos en la década de 1830, el Polo Norte Magnético ha recorrido unos 2.250 kilómetros a través de los tramos superiores del hemisferio norte desde Canadá hacia Siberia. Entre 1990 y 2005, la tasa de este movimiento se aceleró de menos de 15 kilómetros por año a alrededor de 50 a 60 kilómetros por año. El motivo de este aumento desconcertaba a los científicos. Era un misterio. Hasta ahora.


¿Por qué motivo se mueve tan rápido?

El estudio expone que los cambios podrían explicarse por el vaivén entre dos "gotas" magnéticas de material fundido en el interior del planeta (flujo magnético negativo), que causan un cambio titánico de su campo magnético; esto es, dos parches magnetizados, uno debajo de Canadá, otro debajo de Siberia, a lo largo del núcleo externo, están tirando del polo norte magnético.


Un tira y afloja para controlar la ubicación del polo


Gracias a este nuevo trabajo, que analizó una posible causa de este movimiento inesperado y “notablemente lineal”, examinando los datos geomagnéticos de alta resolución recopilados durante las últimas dos décadas, se ha descubierto la existencia de estos dos grandes parches magnéticos debajo de las regiones de Canadá y Siberia.

Si bien estos parches son típicos del campo magnético de la Tierra en su conjunto, los investigadores exponen que si se examinan de forma aislada, podrían explicar los recientes vagabundeos del polo norte. "La estructura actual de dos parches del campo geomagnético de alta latitud define dos extremos de un conducto lineal de campo casi vertical, a lo largo del cual el polo norte magnético puede viajar fácilmente", comentan los autores.

En este tira y afloja por el control de la ubicación del polo norte magnético, "ahora históricamente, el parche canadiense ha ganado la guerra y es por eso que el polo se ha centrado en Canadá, pero en las últimas décadas, el parche canadiense se ha debilitado y el parche siberiano se ha fortalecido ligeramente. Eso explica por qué se ha acelerado repentinamente lejos de su posición histórica", dicen los expertos.


Recordemos que vigilar el campo magnético de la Tierra no solo es importante para la ciencia abstracta, sino también para el día a día: el campo magnético sirve como un escudo de energía geomagnética que protege a la Tierra de la radiación solar destructiva y es imprescindible para muchos sistemas de navegación, desde la humilde brújula hasta el GPS.

 

Referencia: Recent north magnetic pole acceleration towards Siberia caused by flux lobe elongation Philip W. Livermore , Christopher C. Finlay 2 and Matthew Bayliff. Nature Geoscience 2020 DOI: https://doi.org/10.1038/s41561-020-0570-9

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo