Descubren extraños terremotos estelares en el mapa más detallado de nuestra galaxia

La misión Gaia de la Agencia Espacial Europea ha detectado estos fenómenos mientras construía el 'mapa del ADN' de 2.000 millones de estrellas de la Vía Láctea.

 

Los astrónomos han descubierto que las estrellas experimentan terremotos como los que tenemos en la Tierra que son tan poderosos como tsunamis y hacen que cambien de forma. Estos "terremotos estelares", conocidos como oscilaciones no radiales, fueron detectados en miles de estrellas por la misión Gaia de la Agencia Espacial Europea, dirigida por científicos de la Universidad de Cambridge.

“Los terremotos estelares nos enseñan mucho sobre las estrellas, especialmente sobre su funcionamiento interno. Gaia está abriendo una mina de oro para la "asterosismología" de estrellas masivas', dijo Conny Aerts de KU Leuven en Bélgica, miembro de la colaboración Gaia.

 


Un 'tesoro oculto' en la galaxia


Los nuevos datos de Gaia incluyen detalles nuevos y mejorados de casi 2 000 millones de estrellas en la Vía Láctea (concretamente 1 600 millones de estrellas. 11,4 millones de galaxias y 158 000 asteroides), creando un 'mapa de ADN', una imagen multidimensional de asteroides, planetas, estrellas y galaxias, que ayudarán a identificar los rincones más habitables de nuestra galaxia.

El observatorio espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea se lanzó en 2013 y, como tantos otros instrumentos (como el famoso Hubble), ha superado con creces su objetivo, de ahí que los científicos decidieran ampliar la misión a nuevas dimensiones, liberando mediciones más detalladas de cientos de millones de estrellas, además, por primera vez, de asteroides, galaxias y el medio polvoriento entre las estrellas.


Los datos de la nueva encuesta ('resumidos' en 50 artículos científicos diferentes), que se recopilaron entre 2014 y 2017, ya están dando lugar a algunos descubrimientos, como la presencia de estos "terremotos estelares" sorprendentemente masivos en la superficie de miles de estrellas.

mapa-gaia
DPAC/Gaia/ESA

Una nueva herramienta científica

De los millones de estrellas exploradas, 1 500 millones se han clasificado como tipos particulares de estrellas. Los datos sobre brillo, color (fotometría), posición, distancia y movimientos propios (astrometría) ya están disponibles en el catálogo.

Gracias a esta firma, Gaia incluso pudo reconocer y rastrear estrellas que no se formaron en la Vía Láctea pero que fueron absorbidas durante fusiones de galaxias pasadas, ya que nuestra propia galaxia comió y canibalizó varios de sus numerosos satélites galácticos.


Los científicos crearon un nuevo lote de datos de espectroscopia, obtenidos al dividir la luz de las estrellas en sus colores constituyentes, en baja resolución para 470 millones de estrellas y en alta resolución para 5,6 millones de estrellas; esto permite determinar cosas como la temperatura, la masa, la edad, el color, la metalicidad y la composición química de estos objetos y, gracias a ello, han descubierto que las estrellas más cercanas al centro galáctico tienden a tener metalicidades más altas que las de las afueras.


“Nuestra galaxia es un hermoso crisol de estrellas”, comenta Alejandra Recio-Blanco del Observatoire de la Côte d’Azur en Francia y miembro de la colaboración Gaia. “Esta diversidad es extremadamente importante, porque nos cuenta la historia de la formación de nuestra galaxia. Revela los procesos de migración dentro de nuestra galaxia y la acumulación de galaxias externas. También muestra claramente que nuestro Sol y nosotros pertenecemos a un sistema en constante cambio, formado gracias a la reunión de estrellas y gas de diferentes orígenes”.


La nave espacial Gaia se encuentra a aproximadamente 1,5 millones de kilómetros de la Tierra (a una distancia similar al telescopio espacial James Webb) y lleva dos telescopios para documentar la galaxia. Su tecnología es vital. Lleva una cámara con detectores de fotones altamente sensibles de 1 000 millones de píxeles). Así que esto no ha hecho más que volver a empezar. Los astrónomos ya están con el ojo puesto en futuras búsquedas de estos tesoros ocultos de la Vía Láctea que se espera permita el descubrimiento de miles de exoplanetas, produzca mediciones raras de agujeros negros y ayude a los astrónomos a registrar cómo de rápido se está expandiendo el universo.

 

Referencia: Agencia Espacial Europea

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo