Descubren el primer dinosaurio acuático conocido

Un fósil de Spinosaurus reescribe la historia de la evolución de los dinosaurios. El enorme ejemplar ha sido hallado en Marruecos.

La anatomía del Spinosaurus (Spinosaurus aegyptiacus) ha sido un misterio desde hace bastantes décadas. Una criatura un tanto controvertida. Los científicos siempre habían creído que los dinosaurios, en general, eran animales terrestres. Que ninguno nadaba. Parece que estábamos del todo equivocados.

Este dinosaurio, que vivió hace 95 millones de años durante el Cretácico, era bastante peculiar: de unos 15 metros de largo, siete toneladas de peso y una cola inusualmente larga y flexible. Ahora, el hallazgo de huesos fósiles de la cola de un Spinosaurus en el sureste de Marruecos ha desvelado este gran enigma reescribiendo, por tanto, la historia de los dinosaurios acuáticos. ¿La clave? Los Spinosaurus utilizaban su enorme cola para nadar por los ríos como los cocodrilos, lo que le convierten en el primer dinosaurio acuático conocido.


"Este descubrimiento es el clavo en el ataúd de la idea de que los dinosaurios no aviarios nunca invadieron el reino acuático", explicó Nizar Ibrahim, paleontólogo de la Universidad de Detroit Mercy y autor principal del nuevo estudio que recoge la revista Nature. "Este dinosaurio perseguía activamente a sus presas en el agua y no solo de pie en aguas poco profundas esperando a que los peces llegaran".

Así las cosas, a pesar de que, desde hace mucho, los científicos especulaban conque los dinosaurios terrestres podían haber vivido en ambientes acuáticos, una idea que se diluyó en las últimas décadas, este hallazgo ha puesto patas arriba, de nuevo, la historia de los dinosaurios, al confirmar una "evidencia inequívoca de una estructura propulsora acuática en un dinosaurio". El Spinosaurus utilizaba su colosal cola con forma de aleta para moverse con celeridad por los ríos y cazar a sus presas.

El fósil de la cola está bien conservado (se desenterró el 80% de la cola) y fue hallado en los lechos de Kem Kem de Marruecos. Su examen mostró una cola flexible con una serie de espinas neurales altas, por lo que la cola habría podido moverse lateralmente para crear empuje, impulsando al dinosaurio depredador a través del agua de una manera similar a la locomoción que vemos en los cocodrilos de hoy en día o incluso un tritón crestado moderno.

 

dinosaurio-acuatico2
Gabriele Bindellini.

Para probar su teoría, los investigadores utilizaron un aparato de aleteo robótico para emular el movimiento del espécimen recuperado, probando las fuerzas ondulatorias creadas por diferentes formas de cola. Los resultados no dejaron lugar a dudas: mostraron que la forma de la cola del Spinosaurus estaba mucho mejor equipada para entornos marinos en comparación con las de los dinosaurios terrestres. Esto evidencia que la cola representaba una adaptación a un estilo de vida acuático acorde con la dieta a base de peces que se le había atribuido anteriormente a este gran depredador. Pero es posible que pudiera haber comido peces enormes, incluidos tiburones.

Es la primera evidencia inequívoca de una cola especializada para moverse en el agua. Recodemos que a pesar del hecho de que los mosasaurios y los plesiosaurios aterrorizaron los antiguos océanos del planeta, no se consideran dinosaurios, sino reptiles.


"Creemos que este descubrimiento revoluciona nuestra comprensión de la biología de los dinosaurios", dice Stephanie Pierce, coautora del trabajo.


Curiosidad: El Spinosaurus es un dinosaurio famoso. Lo hemos podido ver en películas como Parque Jurásico III, que nos lo presenta como el mayor de los dinosaurios carnívoros.

 

 

También te puede interesar:

Referencia: Ibrahim, N., Maganuco, S., Dal Sasso, C. et al. Tail-propelled aquatic locomotion in a theropod dinosaur. Nature (2020). https://doi.org/10.1038/s41586-020-2190-3

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo