Desarrollan un plástico parecido al PET con residuos de biomasa

Un grupo de científicos ha desarrollado un plástico parecido al PET con residuos de biomasa, que podría sustituir con éxito a varios plásticos actuales. Además, es más respetuoso con el medio ambiente.

Los científicos están realizando esfuerzos considerables para desarrollar polímeros degradables o reciclables usando material vegetal no comestible, por ejemplo, la biomasa lignocelulósica, con el objetivo de encontrar alternativas al plástico. Sin embargo, producir plásticos competitivos con la biomasa no es tarea sencilla.

El plástico, que tan presente está en nuestras vidas, es un material de bajo coste, tiene estabilidad térmica, resistencia mecánica, es fácilmente procesable y es compatible, características estas que cualquier alternativa tiene al menos que igualar. Estamos hablando de todo un reto.

Ahora, parece que estamos cerca de superar ese reto. Un grupo de investigadores liderado por Jeremy Luterbacher, de la Escuela de Ciencias Básicas de la École Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL), ha desarrollado con éxito un plástico derivado de la biomasa, similar al PET, que cumple los criterios para sustituir a varios plásticos actuales y que, además, es más respetuoso con el medio ambiente.

Trozos de plástico
iStock

"Básicamente, sólo tenemos que 'cocinar' madera u otro material vegetal no comestible, como los residuos agrícolas, en productos químicos baratos para producir el precursor del plástico en un solo paso", dice Luterbacher. "Al mantener la estructura del azúcar intacta dentro de la estructura molecular del plástico, la química es mucho más sencilla que las alternativas actuales".

La técnica consiste en añadir un aldehído para estabilizar ciertas fracciones de la materia vegetal y evitar que se destruya durante la extracción. De esta manera, los científicos pudieron reconstruir un nuevo producto químico de base biológica útil como precursor de plástico.

“Utilizando un aldehído diferente (el ácido glioxílico en lugar del formaldehído), pudimos simplemente fijar grupos "pegajosos" en ambos lados de las moléculas de azúcar, lo que les permite actuar como bloques de construcción de plástico", explica Lorenz Manker, primer autor del estudio. "Utilizando esta sencilla técnica, somos capaces de convertir hasta el 25 % del peso de los residuos agrícolas, o el 95 % del azúcar purificado, en plástico".

Estos plásticos tienen tales propiedades que podrían usarse para fabricar envases, confeccionar textiles y hasta en el campo de la medicina y de la electrónica. Los investigadores ya han fabricado películas para envases, fibras que podrían hilarse para fabricar ropa u otros tejidos, y filamentos para la impresión en 3D.

"El plástico tiene propiedades muy interesantes, sobre todo para aplicaciones como el envasado de alimentos", dice Luterbacher. "Y lo que hace que el plástico sea único es la presencia de la estructura de azúcar intacta. Esto hace que sea increíblemente fácil de fabricar, porque no hay que modificar lo que la naturaleza nos da, y sencillo de degradar, porque se puede volver a una molécula que ya es abundante en la naturaleza”.

 

Referencia: Manker, L., Luterbacher, J. et. al. 2022. Sustainable polyesters via direct functionalization of lignocellulosic sugars. Nature Chemistry. DOI: 10.1038/s41557-022-00974-5

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable y me encantan los animales.

Continúa leyendo