Curiosidades sobre la constelación de Sagitario

En la constelación de Sagitario se encuentra Pistola, una de las estrellas más brillantes descubiertas en la Vía Láctea.

Constelación de Sagitario
iStock.

Sagitario (el arquero) es la constelación más grande del hemisferio sur y la decimoquinta constelación más grande en general. La constelación tiene muchas estrellas brillantes y es bastante visible a simple vista. Además, al igual que el resto de las constelaciones del zodiaco, Sagitario fue registrada en el siglo II por el astrónomo Ptolomeo, que en latín significa arquero.

Ubicación de Sagitario

Sagitario está en el centro de la Vía Láctea, y la galaxia se encuentra en su punto más denso a medida que atraviesa Sagitario. Además, esta constelación limita con Capricornio y Escorpio así como con Aquila, Scutum, Serpens Cauda y Corona Australis entre muchas otras constelaciones.

Asimismo, el telescopio espacial Hubble de la NASA capturó hace varios años a las estrellas más brillantes de la constelación de Sagitario.

constelación
iStock.

Curiosidades de la constelación

En la constelación de Sagitario se encuentra Pistola, una de las estrellas hipergigantes e hipermasivas más luminosas de la Vía Láctea. Aunque es muy brillante, no se aprecia a simple vista debido a la gran cantidad de polvo interestelar que lo rodea. Otras estrellas que también forman una agrupación muy brillante son X Sagittarii y W Sagittarii.

Además, aunque la característica principal de esta constelación es que tiene forma de centauro con un arco en la mano, algunas personas también lo representan con una tetera.

Mito de Sagitario

En la astrología, Sagitario es el noveno signo del zodiaco y representa a quienes nacen entre el 22 de noviembre y el 21 de diciembre. Los griegos representan a Sagitario como a un centauro. Es decir, mitad hombre y mitad caballo. Además, según la mitología griega Sagitario el Arquero dispara a Escorpio, quien había sido enviado para matar a Orión el Cazador.

Por otro lado, los babilonios asocian a Sagitario con el dios Pabilsaĝ, quien tenía dos cabezas, alas y a veces se le denominaba ‘el toro salvaje con patas multicolores’.

También te puede interesar:

Continúa leyendo