¿Cuántos tipos de eclipses hay? (Más de los que imaginas)

No solo la Luna o la Tierra pueden bloquear el Sol, otros cuerpos también producen eclipses. Veamos cuáles y cómo exactamente.

 

De primeras, seguro que conoces los dos tipos principales de eclipse, los lunares y los solares. En los lunares, la Tierra se sitúa entre el Sol y la Luna, proyectando su sombra sobre la superficie del satélite y oscureciéndola durante unas pocas horas. En los eclipses solares ocurre al contrario: es la Luna la que se sitúa entre la Tierra y el Sol y la que oscurece una parte de su superficie(por ser más pequeña que el planeta).

Como consecuencia de todo esto, los eclipses lunares pueden verse desde medio planeta, es decir, desde cualquier lugar desde el que pueda verse la Luna en el momento en que ocurra. Los eclipses solares sin embargo sólo pueden verse en una franja que recorre la superficie del planeta. La franja en la que el eclipse se verá como parcial suele ser muy ancha, de miles de kilómetros de grosor, mientras que la banda de totalidad, donde la Luna tapa completamente el disco del Sol, suele rondar los 200 kilómetros de anchura.

Pero estos no son todos los tipos de eclipses posibles, pues no solo la Luna es capaz de tapar al Sol, ni tampoco todos los eclipses lunares o solares son iguales entre sí. Empecemos por entender los eclipses más convencionales. Dentro de los eclipses solares tenemos varios tipos. Cuando la Luna se sitúa exactamente entre la línea que une al Sol y la Tierra, o al Sol y la parte de la superficie de la Tierra en la que nos encontramos, no solo la Luna es capaz de tapar al Sol. Qué tipo exactamente dependerá del tamaño relativo en el cielo entre estrella y satélite.

La órbita de la Tierra alrededor del Sol y de la Luna alrededor de la Tierra no son perfectamente circulares, sino que son ligeramente elípticas. Esto significa que habrá zonas de la órbita donde los dos cuerpos se encuentren más cercanos y otras donde estén más alejados. La Luna tiene más variabilidad al respecto, por lo que influirá más, pero también el Sol varía de tamaño aparente, siendo más grande en enero y más pequeño en julio.

Cuando la Luna se vea más grande que el Sol en el cielo podrá ocultarla completamente, como ocurrirá en el eclipse solar del 12 de agosto de 2026, que será visible desde algunas zonas de España. Cuando la Luna se vea más pequeña que el Sol no conseguirá ocultar a la estrella al completo, y quedará un aro o anillo de luz alrededor de la silueta del satélite, resultando en un eclipse anular. Puede ocurrir también, aunque es muy poco común, que durante el transcurso del eclipse pasemos de un eclipse total a uno anular o viceversa. Esto podrá ocurrir por dos motivos, o bien porque la Luna se encontraba a la distancia justa como para, en las horas que dura el eclipse, alejarse o acercarse lo suficiente como para pasar de un tipo a otro, o bien porque el recorrido de la sombra de la Luna abarca latitudes muy diferentes, haciendo que unas partes del eclipse caigan dentro de la zona de umbra completa y otras queden fuera de esta. Esto ocurrió durante el eclipse del 3 de noviembre de 2013, que empezó como anular, pero finalizó siendo total.

Además podemos también presenciar un eclipse solar parcial, en el que la Luna no está exactamente en la línea que une al Sol con la posición de observación y por tanto el disco de la Luna solo bloquea una parte del Sol. Algunos eclipses son puramente parciales, pues desde ningún punto del planeta puede apreciarse la totalidad, pero todos los eclipses totales y anulares son parciales desde partes de la superficie terrestre suficientemente alejadas.

Con los eclipses lunares tenemos una situación similar, pero con la simplificación de que la Tierra es demasiado grande como para poder crear eclipses anulares desde la Luna. Por tanto tendremos eclipses lunares totales cuando la Luna entre completamente en la región de sombra de la Tierra y eclipses parciales cuando solo entre parcialmente y no toda su superficie se vea sombreada. También podrán darse eclipses lunares de penumbra. Al ser el Sol considerablemente más grande que la Tierra, la sombra que proyecte esta no será un cilindro que se extienda al infinito, sino que será un cono muy largo. Sí será un cilindro la región de penumbra, en la que la Tierra bloquee parte de la luz del Sol, pero no toda. En estos eclipses disminuirá el brillo de la Luna, pero no tan marcadamente como en los totales o parciales.

Pero cómo avanzábamos más arriba, no solo la Luna podrá ocultar al Sol. También Mercurio y Venus bloquearán parte de la luz solar que nos llega en lo que se conocen como “tránsitos”. No solemos pensar en estos eventos como eclipses y sin lugar a duda no son tan espectaculares y perceptibles a simple vista como los tipos de eclipses ya comentados, pero técnicamente son el mismo tipo de fenómeno: un cuerpo se sitúa sobre la línea que une al Sol con la Tierra y bloquea parte de la luz de la estrella. Al estar Mercurio y Venus considerablemente más lejos que la Luna y al ser considerablemente más pequeños que el Sol, todos sus eclipses serán anulares, con la particularidad de que el “anillo” de luz será muchas veces más grande que la región oscurecida.

Estos eclipses son muchísimo más difíciles de observar que los ya mencionados. Mercurio transita al Sol unas 13 ó 14 veces por siglo, siendo la última vez que lo hizo en 2019 y la próxima en 2032. Venus es incluso más escurridizo, habiendo transitado por última vez en 2012 y no volviendo a hacerlo hasta diciembre de 2117.

Además y por supuesto, pueden darse eclipses en otros cuerpos del sistema solar, producidos por alguna de las decenas de lunas diferentes que orbitan a los planetas gigantes y los eclipses o tránsitos de exoplanetas por delante de sus respectivas estrellas. Estos tránsitos de hecho han resultado ser el mecanismo más importante de detección de exoplanetas en los últimos años.

Referencias:

NASA Eclipse Web Site, NASA Goddard Space Flight Center, Última actualización: 2016 Agosto 27, Consulta: 2022 7 Abril, https://eclipse.gsfc.nasa.gov/eclipse.html

 

José Luis Oltra de perfil

José Luis Oltra (Cuarentaydos)

Soy físico de formación y viajero de vocación. Divulgo ciencia allí donde me lo permiten, aunque principalmente en youtube y tiktok bajo el nombre de Cuarentaydos. Por aquí me verás hablando de la física del universo, desde las galaxias y estrellas más grandes hasta las partículas subatómicas que las componen.

Continúa leyendo