¿Cuántos fósiles de T. rex existen y dónde están?

Una docena de esqueletos bien conservados reciben millones de visitas en los museos.

El “rey de los lagartos tiranos” es posiblemente el dinosaurio más famoso del mundo. Considerado durante muchos años como el carnívoro más grande de la historia, sus apariciones en novelas y películas como “Parque Jurásico” han hecho de esta especie todo un icono de la cultura popular. Sus imponentes esqueletos fosilizados son lo más cercano que podemos estar de un monstruo fantástico. Esta fascinación lleva a millones de personas ante las puertas de los museos que exhiben algún espécimen. Según un estudio reciente, unos 2500 millones de Tyrannosaurus rex habitaron el planeta. De esta ingente cantidad hemos logrado descubrir unos cuantos restos, pero ¿cuántos fósiles de T. rex se han encontrado y dónde pueden verse?

Un dinosaurio norteamericano

Contamos con una veintena de especímenes cuyos restos fosilizados se han conservado en menor o mayor medida. Desde apenas unas vértebras hasta esqueletos casi completos de este gigante del Cretácico que vivió hace entre 68 y 66 millones de años en la actual América del Norte.

Estos hallazgos componen la historia misma del descubrimiento y estudio de Tyrannosaurus rex. Atendiendo a la superficie que habitó, casi todos los fósiles de esta especie han sido encontrados en un mismo yacimiento: Hell Creek. Se trata de una formación geológica que se extiende por zonas de Montana, Dakota del Norte, Dakota del Sur y Wyoming.

El primer encuentro

Allí apareció en 1892 el primer fósil de Tyrannosaurus rex. Aunque el descubridor, Edward Drinker Cope, nombró la especie como Manospondylus gigas, es decir, “vértebras porosas gigantes”, puesto que lo único que encontró fueron partes de dos vértebras. Este primer encuentro con T. rex, aunque su descubridor no lo supiera, tiene sus restos depositados en el Museo Americano de Historia Natural, en Nueva York.

En 1900, el paleontólogo estadounidense Barnum Brown encontró en Wyoming restos fósiles que se describieron como Dynamosaurus imperiosus. Él mismo halló dos años más tarde nuevos restos que acabaron siendo el holotipo para describir a Tyrannosaurus rex. Fue Henry Fairfield Osborn en 1905 quien descubrió que ambos fósiles pertenecían a una misma especie. Es a partir de entonces cuando se conoció oficialmente como Tyrannosaurus rex la especie a la que pertenecían estos huesos fosilizados. Durante la Segunda Guerra Mundial, el holotipo fue vendido al Museo Carnegie de Historia Natural de Pittsburgh, en el estado de Pensilvania, donde continúa expuesto. Pero Brown todavía tenía una aportación más que dejar para la historia de la paleontología. En 1908 descubrió en Montana el primer cráneo completo de Tyrannosaurus rex. Junto a una serie de vértebras del cuello, este hallazgo fue clave para reconstruir el aspecto de T. rex. Este fósil también fue a parar al Museo Americano de Historia Natural de Nueva York.

Sue, el fósil de Tyrannosaurus rex mejor conservado del mundo. Museo Field de Historia Natural de Chicago
Sue, el fósil de Tyrannosaurus rex mejor conservado del mundo. Museo Field de Historia Natural de Chicago

Los fósiles más famosos y mejor conservados

Los últimos años del siglo XX fueron especialmente fructíferos en cuanto a la cantidad y calidad de restos de T. rex encontrados. Algunos de los fósiles más completos de la especie aparecieron en Hell Creek durante este período. Es el caso del espécimen conocido como Sue, del que su descubridora, Susan Hendrickson, fue capaz de rescatar en 1990 casi el 90% del esqueleto. Es el fósil de Tyrannosaurus rex más completo hasta la fecha y es la pieza insigne del Museo Field de Historia Natural de Chicago.

Si Sue puede considerarse el fósil de Tiranosaurio más famoso del mundo, anteriormente se había descubierto el fósil más caro del mundo. En 1987, Stan Sacrison encontró en Dakota del Sur los restos de lo que parecía un Triceratops. Sin embargo, no fue hasta 1992 cuando se decidieron a extraer el fósil y, tras un año de trabajos, descubrieron que se trataba de un esqueleto de rex en un excelente estado de conservación. Desde 1996 ha permanecido en el Instituto Black Hills, pero en 2020 fue subastado y un comprador pagó más de 30 millones de dólares por Stan, el nombre por el que se conoce al que se ha convertido en el fósil más caro. El comprador fue anónimo, pero hemos sabido que formará parte de la colección del Museo de Historia Natural de Abu Dabi, que prevé abrir sus puertas en 2025.

Kathy Wankel encontró en 1988 un espécimen que se expone en el Museo de las Rocosas, en Bozeman. En 1991 apareció en Canadá un fósil que ha necesitado una década de trabajo para extraer los huesos sin que fueran dañados. Una operación difícil puesto que el fósil estaba incrustado en arenisca, una piedra muy dura. Una vez reconstruido todo el material, el fósil forma un espécimen de 12 metros de longitud y más de 8 toneladas de peso, por lo que está considerado el T. rex más grande conocido hasta la fecha. Para acabar el siglo XX, Bucky Derflinger encontró en 1998 otro espécimen expuesto en el Museo de los Niños de Indianápolis.

La edad dorada de la paleontología

Ya en el siglo XXI hemos visto aparecer hasta seis fósiles que hayan terminado expuestos al público. Todos ellos han sido localizados en la parte de la Formación Hell Creek que se extiendo por el estado de Montana. Como es habitual, todos estos fósiles tienen un sobrenombre por el que se les reconoce y solo dos de los seis especímenes es exponen fuera de Estados Unidos.

El fósil Jane, encontrado en 2001, está en el Museo Burpee de Historia Natural de Rockford, en Illinois. Thomas, hallado por el paleontólogo argentino Luis M. Chiappe en 2003, se expone en el Museo de Historia Natural de Los Ángeles, donde puede verse su esqueleto conservado en un 70%. Tristan es uno de los fósiles que viajaron al extranjero, al igual que Trix. Se encuentran, respectivamente, en el Museo de Historia Natural de Dinamarca y en el Centro de Biodiversidad Naturalis de Leiden, en los Países Bajos. Baby Bob es el nombre del fósil de un T. rex que murió cuando tenía unos cuatro años y cuyos restos se vendieron por eBay, despertando la controversia y recelo de muchos científicos. Por ahora permanece en manos privadas. Por último, el fósil conocido como Tufts-Love, descubierto en 2016, lo podemos encontrar en el Museo Burke de Historia Natural y Cultura de Seattle, en el estado de Washington.

Hemos mencionado 15 fósiles de Tyrannosaurus rex que pueden verse, en su mayoría, en exposiciones públicas. Confiamos que pronto estén en las mismas condiciones aquellos restos que siguen en busca de un lugar destacado de algún museo. Con todo, hay que tener en cuenta otros restos que puedan permanecer en almacenes a la espera de descripciones científicas, así como réplicas repartidas por numerosos museos. Sin olvidar los más recientes y futuros descubrimientos que se realicen sobre nuevo material fósil del dinosaurio más famoso del mundo. La paleontología goza de una edad dorada en la actualidad, así que habrá que estar atentos para renovar esta lista con asiduidad.

 

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo