¿Cuánto tiempo se tarda en llegar a Marte?

Marte orbita alrededor del Sol una vez cada 1,88 años terrestres, o una vez cada 686,93 días terrestres. ¿Cuánto tardaremos en llegar al planeta rojo?

 

La respuesta depende de varios factores, que van desde la posición de los planetas hasta la tecnología que se utilice para llegar al planeta. Todos los planetas se mueven, lo que significa que solo hay una ventana abierta en la que podrías lanzar una nave espacial hacia Marte. Marte es el cuarto planeta desde el sol y el segundo más cercano a la Tierra, pero la distancia entre la Tierra y Marte cambia constantemente a medida que viajan alrededor del Sol.

La distancia promedio entre la Tierra y Marte es de 225 millones de km y viaja a una velocidad promedio de 86 871 kilómetros por hora en su órbita alrededor del Sol. Aproximadamente cada dos años, Marte y la Tierra alcanzan su punto más cercano, llamado "oposición", que es el momento en el que nuestro vecino planeta rojo puede estar tan cerca como a 55 000 000 km de la Tierra. Precisamente por este acercamiento máximo, las agencias espaciales aprovechan cada dos años (ocurre una vez cada 26 meses) la ventana abierta de esta alineación orbital para enviar naves espaciales al polvoriento Marte.

En su punto más lejano, Marte se encuentra a 1,6 unidades astronómicas (UA) de distancia del Sol, mientras que su punto más cercano, el perihelio, está a 1,38 UA de distancia. Una unidad astronómica es el equivalente a 150 millones de km, y el Sol está a una unidad astronómica de distancia de la Tierra.

Utilizando la tecnología actual

El viaje hasta Marte nos llevaría entre 150 y 300 días, dependiendo de la velocidad del lanzamiento, la alineación de la Tierra y Marte, y la duración del viaje que toma la nave espacial para alcanzar su objetivo. También depende de cuánto combustible esté dispuesto a quemar para llegar allí. Si gastamos más combustible, al igual que sucede aquí en la Tierra, reducimos el tiempo de viaje.

Así, por lo general, el viaje a Marte lleva alrededor de siete y nueve meses y unos 480 millones de kilómetros. Si quisieras hacer un viaje de ida y vuelta, en total, nos llevaría alrededor de 21 meses, ya que tendríamos que esperar unos tres meses en Marte para asegurarnos de que la Tierra y Marte estuvieran en una posición adecuada para hacer el viaje de regreso a casa.

A pesar de que el ser humano aún no ha pisado Marte, es el planeta más poblado de nuestro sistema solar -sin contar la Tierra- si hablamos de robots. A lo largo de los años, la NASA ha enviado cinco vehículos robóticos, llamados rovers, a Marte: Sojourner, Spirit, Opportunity, Curiosity y Perseverance. Y China hizo historia en 2021 al ser el segundo país en aterrizar en Marte con su rover Zhurong sobre la superficie.

¿Y si pudiéramos ir más rápido?

Si pudiéramos viajar a la velocidad de la luz, que es de alrededor de 300 000 kilómetros por segundo en el vacío, llegaríamos a Marte en su máxima aproximación posible a la Tierra en solo 3,03 minutos, o 182 segundos. Rápido, ¿verdad? Lamentablemente, basándonos en nuestra comprensión actual de la física y los límites del mundo natural, no podemos viajar a la velocidad de la luz.

Necesitaríamos un tipo de tecnología que permitiera la posibilidad real de llevar a cabo viajes interestelares. Hay diversos estudios en marcha, como el modelo matemático recientemente expuesto que hace factible, teóricamente, una propulsión por distorsión que no contradice la teoría de Einstein y podría hacernos viajar a velocidades superiores a las de la luz. Se trata del motor de curvatura (sí, como el de Star Trek), planteada por primera vez por el astrofísico mexicano Miguel Alcubierre en 1994.

Dado que ningún ser humano ha viajado a Marte todavía, no tenemos números exactos sobre cómo de rápido es posible ir, porque hay que tener en cuenta que hay que ir reduciendo la velocidad a medida que nos acercamos al planeta. Las mejores estimaciones son que las misiones humanas a Marte apuntan que tardaremos de cinco a 10 meses. Lo iremos viendo conforme podamos considerarlo una opción cada vez más tangible.

Referencia: NASA SCIENCE MARS / NASA JPL-Caltech/ Alexey Bobrick et al. Introducing physical warp drives, Classical and Quantum Gravity (2021). DOI: 10.1088/1361-6382/abdf6e

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo