¿Cuándo y dónde vivió el oso de las cavernas?

Repasamos la vida, características y extinción de una de las especies más famosas de la megafauna prehistórica.

 

El oso de las cavernas (Ursus spelaeus) vivió en Eurasia durante el Pleistoceno tardío, desde hace 200 000 años hasta su extinción hace unos 25 000 años.

Se trata de una de las especies más características de la fauna del Cuaternario europeo y el más famoso de entre todos los osos prehistóricos. Tanto su nombre científico como la popular denominación “oso de las cavernas”, se debe a que los primeros restos fósiles se encontraron en cuevas. De hecho, se conocen hallazgos de fósiles de estos animales desde bien antiguo. Muchas cuevas europeas han recibido el nombre de “Cueva del Dragón” y no es de extrañar, pues la imaginación del ser humano volaría fácilmente al alumbrar con velas algún enorme cráneo de esta especie, con su morro acabado en grandes colmillos.

Una bestia del Cuaternario

No sería hasta 1794 cuando Johann Christian Rosenmüller describió a la especie y la nombró Ursus spelaeus. Si bien es cierto que los científicos distinguen hasta cuatro linajes genéticos dentro de lo que solemos llamar “oso de las cavernas”. Algunos investigadores incluso los toman como especies distintas, añadiendo los nombres de Ursus ingressus, Ursus kudarensis y Ursus rossicus. La relación entre las cuevas y los osos se ajusta a la necesidad de hibernación que tiene este animal. De hecho, se han encontrado cuevas en las que se acumularon miles de huesos de osos de las cavernas porque no pudieron sobrevivir al periodo invernal y morían de inanición en el interior de las cuevas.

El oso de las cavernas era uno de los más grandes de la prehistoria. Se podría comparar a los tamaños que alcanzan los actuales osos polares y Kodiak. Con 130 centímetros de altura hasta la cruz, los machos pesaban entre 400 y 500 kilos, mientras que las hembras rondaban los 250 kilos. Este dimorfismo sexual relativamente pronunciado, permite en muchos casos saber si los restos fósiles que se encuentran pertenecieron a hembras o a machos.

El oso de las cavernas se extendió por toda Europa y parte de Asia, en zonas del Cáucaso y el sur de Siberia, donde se encontró un oso cavernario en perfecto estado de conservación. El fósil, prácticamente una momia, quedó congelado y ha llegado hasta nuestros días manteniendo hasta el pelaje. En cuanto a la península Ibérica, los restos de Ursus spelaeus solo se han hallado en el norte y en el yacimiento de Atapuerca por el momento. El País Vasco destaca como una zona en la que se encuentran acumulaciones de restos fósiles de esta especie en multitud de localidades.

El oso de las cavernas (Ursus spelaeus). Fósil
El oso de las cavernas (Ursus spelaeus)

¿Qué comían?

Estos osos eran omnívoros, pero hay estudios que defienden una dieta mayoritariamente herbívora a base de hierbas, raíces, frutos y bayas. Con todo, una especie extendida a lo largo de tantos kilómetros demuestra una adaptación exitosa a diversos ecosistemas y alturas, así como la capacidad de hacer frente a los rápidos cambios climáticos que se dieron a finales del Pleistoceno.

Extinción del oso de las cavernas

Sin embargo, un cambio climático que bajaría drásticamente las temperaturas de su hábitat pudo ser lo que acabó con la especie. Aunque hay diversas teorías que debaten entre sí sobre los motivos que llevaron a extinguirse a Ursus spelaeus, la hipótesis más aceptada habla de dos factores fundamentales: la falta de recursos vegetales debido al enfriamiento y la caza por parte del ser humano.

Convivencia con los humanos

Los osos de las cavernas formaban parte de la megafauna del Cuaternario junto a mamuts, rinocerontes lanudos, ciervos gigantes y leones de las cavernas. A pesar de sus tamaños y capacidades ofensivas, todos ellos fueron presas cazadas por los humanos a lo largo de la geografía europea y asiática.

En concreto, coexistió con tres especies humanas: Homo heidelbergensis, con los neandertales durante más tiempo y, por último, con Homo sapiens. Es por ello que podemos ver a osos de las cavernas representado en pinturas rupestres como las de la cueva de Chauvet en Francia.

Referencias:

Gómez, A. y Villalba, M. 2019. El oso de las cavernas. culturacientifica.com.

Martínez, C. 2017. El oso de las cavernas coexistió con tres especies de humanos. Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Torre, T. et al. 2013. La historia del oso de las cavernas: vida y muerte de un animal desaparecido. Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas.

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo