¿Cuándo se escribió la Biblia?

El Antiguo Testamento para los cristianos o Tanaj para los judíos, es una colección de libros escritos en hebreo o arameo en diferentes épocas. Evidentemente solo conocemos copias ¿pero podemos estar seguros de que son fieles al texto original?

 

En septiembre de 2016 los arqueólogos pudieron leer algunos pasajes del manuscrito más antiguo que poseemos que contiene pasajes de uno de los libros de la Biblia. El rollo fue descubierto en 1970 en Ein Guedi, un oasis situado en la ribera oeste del Mar Muerto, cerca de dos lugares arqueológicos muy famosos: Masadá -fortificación famosa por el suicidio colectivo de sus ocupantes al verse perdidos por el asedio de los romanos durante la Gran Revuelta Judía de 66 d. E.-, y las cuevas de Qumrán, donde se encontraron los manuscritos esenios. Dentro del arca sagrada de la sinagoga, que fue destruida por un fuego, los arqueólogos encontraron varios fragmentos mal conservados y chamuscados. Por suerte, el clima seco de la zona jugó a favor de los arqueólogos y los preservó. Los investigadores han tenido estos manuscritos en sus manos durante varias décadas pero no han podido leerlos por una simple razón: era peligroso intentar desenrollarlos.

Sin embargo, con el apoyo de Google y la Fundación Nacional de Ciencia de EE UU, se ha desarrollado una tecnología de imagen llamada desenrollamiento virtualque permite ver lo que se encuentra dentro de un manuscrito sin tocarlo. A partir de una microtomografía computerizada de rayos X, una versión 3D del escáner que se utiliza en los hospitales para generar imágenes de partes internas del cuerpo, se realizada un análisis digital en busca de aquellos píxeles que corresponden a zonas del manuscrito entintadas, y finalmente se 'desenrolla' virtualmente el manuscrito. Por supuesto la técnica no es sencilla ni tampoco lo es reconocer la escritura hebrea en la imagen obtenida. Por eso, de todos los rollos escaneados solamente se pudo leer uno: era un pasaje del libro del Levítico. Pero lo más importante fue que con ello los investigadores encontraron la prueba de algo que sospechaban desde hacía tiempo: la Biblia hebrea actual (Tanaj) no ha cambiado su redacción en más de 2 000 años.

Versiones de una misma Biblia

En los tiempos antiguos circularon muchas versiones de la Biblia judía. Los famosos manuscritos del Mar Muerto, del siglo III a.C., contienen versiones que difieren radicalmente de la versión actual. Los expertos siempre han creído que la versión estándar de la Biblia se compuso hace 2 milenios pero nunca habían encontrado una prueba de ello. Hasta 2016 los fragmentos más antiguos del texto bíblico moderno eran del siglo VIII, y ahora se sabe que el rollo carbonizado descubierto en Ein Gedi es “100% idéntico a la versión del Libro del Levítico que se ha estado utilizando durante siglos”, dice el experto en los manuscritos del Mar Muerto Emmanuel Tov de la Universidad Hebrea de Jerusalén. “Es sorprendente que en 2 000 años el texto no haya cambiado nada”.

Ahora bien, ¿cuándo se escribió la Biblia? O mejor dicho, ¿cuándo se compiló por primera vez? El debate académico se centra en si la primera fase de la compilación se produjo antes o después de la destrucción de Jerusalén en 586 a.C. Todo depende de lo extendida que estuviera la alfabetización, pues se considera una condición previa para la creación de dichos textos. ¿Cómo saberlo? Por la proliferación de inscripciones, tanto en papiro como en cerámicas. Es en este punto donde incide un trabajo publicado en 2016 en la revista PNAS por los estudiantes de doctorado de la Universidad de Tel Aviv Shira Faigenbaum-Golovina, Arie Shausa y Barak Sober junto con el investigador Israel Finkelstein.

Fragmento de manuscrito Guedi
Fragmento descubierto en Ein Gedi

En busca de la alfabetización perdida

Su trabajo se centró en 16 inscripciones escritas con tinta sobre ostraca (piezas de cerámica rotas) encontradas en la fortaleza del desierto de Arad, en el sur de Israel, y datadas hacia el 600 a.C. Mediante el uso de algoritmos de procesamiento de imágenes desarrollados por estos investigadores, dedujeron que al menos habían intervenido seis manos diferentes en las inscripciones, que contenían instrucciones para el movimiento de tropas y listas de gastos de alimentos. Según los investigadores esto indica un alto grado de alfabetización en el aparato administrativo judío y proporciona un posible escenario para la compilación de textos bíblicos”. “Los resultados indican que en esta remota fortaleza, la alfabetización se había extendido por toda la jerarquía militar, hasta el intendente y probablemente incluso por debajo de ese rango”, afirman los investigadores en su artículo. Para el director del proyecto de investigación, el arqueólogo Israel Finkelstein, autor del clásico libro La biblia desenterrada, "añadiendo lo que sabemos sobre Arad a otras fortalezas y localidades administrativas en la antigua Judá, podemos estimar que muchas personas podían leer y escribir durante la última fase del período del Primer Templo. Suponemos que en un reino de unas 100 000 personas, al menos varios cientos sabían leer y escribir ".

Pero no todos los investigadores están de acuerdo. Christopher Rollston, profesor de lengua y literatura semítica en la Universidad George Washington, sostiene que no hay suficiente información de estos ostraca para estimar el nivel de alfabetización, sobre todo teniendo en cuenta que, según Yohanan Aharoni, quien excavó Arad por primera vez, esos ostraca provienen de diferentes estratos, luego no todos son de 600 a.C. Además, añade, no podemos decir cuántas de estas inscripciones se escribieron en la fortaleza de Arad y cuántas vinieron de otros lugares.

Referencias

Finkelstein, I. et al (2016) Algorithmic handwriting analysis of Judahs military correspondence sheds light on composition of biblical texts, PNAS 113 (17) 4664-4669, doi.org/10.1073/pnas.1522200113

También te puede interesar:
Miguel Ángel Sabadell

Miguel Ángel Sabadell

Me licencié en astrofísica pero ahora me dedico a contar cuentos. Eso sí, he sustituido los dragones y caballeros por microorganismos, estrellas y científicos de bata blanca.

Continúa leyendo