¿Crees que sonreír te hace parecer más joven? Pues no

Una universidad israelí llega a esa conclusión tras realizar un estudio destinado a medir la percepción de la edad basándose en las expresiones faciales.

También te puede interesar: La cara revela la edad real

En un estudio publicado recientemente por Psychonomic Bulletin and Review, estos investigadores concluyen que cuando lucimos nuestros dientes en una sonrisa, los demás nos perciben como si tuviéramos más años que cuando el gesto que mostramos es inexpresivo o de sorpresa.

 

"Los medios de comunicación promueven la idea de que sonreír te hace parecer más joven", explica el profesor Tzvi Ganel, jefe del Laboratorio de Percepción Visual y Acción en el Departamento de Psicología de esta universidad israelí. "Mira todas las caras sonrientes que aparecen en anuncios del cuidado de la piel o de los dientes. ¿Cuántos de nosotros publicamos caras sonrientes en las redes sociales?".

 

Los experimentos llevados a cabo por estos investigadores con un total de 40 participantes –estudiantes de la universidad– estaban destinados a medir la percepción de la edad basándose en las expresiones faciales. En ellos, se les mostraron imágenes de personas –unos con caras sonrientes, otros con expresiones neutras y algunos con miradas que denotaban sorpresa– y se les pidió que las clasificaran de mayor a menor edad. Curiosamente, las caras sonrientes fueron consideradas las de mayor edad, seguidas por aquellas con expresiones neutras, y, por último, las sorprendidas, que fueron consideradas las más jóvenes.

 

Una vez concluido el experimento, se les pidió que rememoraran cuáles habían sido sus valoraciones y los voluntarios creían que habían identificado las caras sonrientes como más jóvenes que las neutras. "Irónicamente, descubrimos que la misma persona puede creer que sonreír te hace parecer más joven y, sin embargo, juzgar las caras sonrientes como más viejas que las neutras", explica Melvyn Goodale, coautor del estudio y director del Brain and Mind Institute en Western University, en Canadá.

 

¿Pero por qué a la hora de la verdad echamos más años a aquellos que están sonriendo? Estos científicos creen que se debe a las arrugas que se nos forman alrededor de los ojos cuando sonreímos. Sin embargo, una cara sorprendida provoca que la piel se tense, por lo que ayuda a alisar las arrugas propias de la edad y a que la persona parezca más joven.

Etiquetas: cerebroenvejecimientojóvenesnoticias de cienciapsicología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS