¿Cómo funcionan los audífonos?

Estos dispositivos amplifican el sonido ambiental y permiten que las personas con pérdida auditiva puedan escuchar mejor los sonidos a su alrededor.

audífonos
Pixabay.

Los audífonos son unos pequeños dispositivos electrónicos que una persona utiliza dentro o detrás de las orejas. Estos dispositivos amplifican el sonido ambiental y permiten que las personas con pérdida auditiva (ya sea leve o severa) puedan escuchar mejor los sonidos a su alrededor. Aunque no restauran la audición de una persona, aumentan el volumen de los sonidos ambientales para mejorar su calidad de vida.

Según la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente 1 500 millones de personas en el mundo tienen algún grado de pérdida auditiva. Además, se estima que esta cifra aumentará a 2 500 millones en el año 2050.

Tipos de pérdida auditiva

Según la parte del oído que esté dañada, se pueden distinguir tres tipos principales de pérdida auditiva. El primero es la pérdida auditiva conductiva, en la que las ondas sonoras no pueden llegar al oído interno debido a líquidos, infecciones, objetos o incluso daños físicos que bloquean el canal auditivo.

El segundo tipo es la pérdida auditiva neurosensorial, que ocurre cuando el oído interno se ve afectado por sonidos excesivamente fuertes, drogas, enfermedades, daño a los nervios o envejecimiento. Por último, se encuentra la pérdida auditiva mixta, que es una mezcla del tipo uno y el dos.

Asimismo, según el Instituto Nacional de Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación de Estados Unidos, los audífonos son idóneos para ayudar a las personas que han sufrido daños en las células sensoriales del oído interno (es decir, las células ciliadas). Esta forma de pérdida auditiva suele darse por una enfermedad o por una lesión relacionada con el ruido o determinados medicamentos.

¿Cómo amplifican el sonido?

Un audífono magnifica las vibraciones del sonido cuando entran al oído, ya que las células ciliadas (que han sobrevivido a una enfermedad o que se encuentran sanas) detectan las vibraciones más grandes y las convierten en señales neuronales que se transmiten al cerebro. Cuanto mayor es el daño de las células ciliada de una persona, más grave es la pérdida auditiva y mayor es la amplificación del audífono.

No obstante, los audífonos tienen un límite y no pueden magnificar los sonidos de forma indefinida. O, explicado de otra manera, las células ciliadas pueden estar tan dañadas que no capten ninguna vibración del sonido, sin importar lo fuerte que esta sea. 

audífono
Pixabay.

Audífonos inteligentes

Hoy en día, los audífonos pueden conectarse a otros dispositivos por Internet y aprender qué ruidos silenciar (como las voces de fondo en un restaurante o el ruido de los platos).

Además, también es posible vincular los audífonos inteligentes a los teléfonos móviles y al GPS, permitiendo que recuerde configuraciones para las distintas ubicaciones. Asimismo, pueden transmitir música y audiolibros, mejorando la vida de las personas con pérdida auditiva. 

También te puede interesar:
Vídeo de la semana

Continúa leyendo