¿Cómo es la atmósfera de Urano?

La atmósfera de Urano está compuesta principalmente por hidrógeno y helio.

Urano
iStock.

Urano es el séptimo planeta del sistema solar y el más grande de los gigantes de hielo. Además, su atmósfera es más parecida a la de Neptuno que a la de Saturno o Júpiter. Asimismo, la extraña orientación del planeta, que orbita alrededor del Sol inclinado de lado, muestra que su núcleo interno tiene una mayor influencia en sus patrones climáticos que el propio Sol.

Composición atmosférica

La atmósfera de Urano está compuesta principalmente por hidrógeno y helio. A diferencia de Júpiter y Saturno, estos gases ligeros solo se encuentran en los bordes exteriores del planeta, por lo que no contribuyen de forma significativa al interior rocoso. Además, el color azul de Urano se debe a la presencia del metano, que absorbe la mayoría de la luz roja.

En el aire de Urano también hay rastros de hidrocarburos. Igualmente, en su atmósfera helada es posible encontrar compuestos de agua, amoniaco y posiblemente metano.

Planeta Urano
iStock.

Capas de la atmósfera

Al igual que en la Tierra, la atmósfera de Urano se divide en capas dependiendo de la temperatura y presión. Así, después de su superficie (la región donde la presión atmosférica excede un bar) se encuentra la troposfera, donde la atmósfera es más densa. La temperatura varía desde menos 153 grados Celsius hasta menos 218 grados, siendo las regiones superiores notablemente más frías.

Dentro de la troposfera hay diferentes capas de nubes. En primer lugar están las nubes bajas de agua, con nubes de hidrosulfuro de amonio sobre ellas. Luego están las nubes de amoniaco y sulfuro de hidrógeno. Por último, se encuentran las nubes de metano en la parte superior. La troposfera se extiende aproximadamente a 50 kilómetros de la superficie del planeta.

Por otro lado, la radiación del Sol y del espacio calienta la estratosfera de Urano de menos 218 grados Celsius a menos 153 grados. La estratosfera contiene etano, acetileno y metano. Además, la termosfera alcanza temperaturas de 577 grados, aunque los científicos no están seguros del motivo. Debido a que la distancia desde el Sol a Urano es tan grande, la cantidad de calor proveniente de la estrella es insuficiente para generar temperaturas tan altas.

Finalmente se encuentran las capas exteriores de gran alcance. Estas crean un arrastre en las partículas del anillo que orbitan el planeta.

Continúa leyendo