¿Cómo el James Webb nos puede ayudar a estudiar la formación del Sistema Solar?

El telescopio James Webb, protagonista del mundo de la ciencia de las últimas semanas, permitirá observar el cinturón transneptuniano, que está compuesto por cuerpos que guardan información de las etapas en las que los planetas se formaron.

¿Cómo se formó exactamente nuestro Sistema Solar? ¿Cómo evolucionó hasta lo que hoy conocemos? Quizá estemos más cerca de conocer las respuestas a estas dos grandes preguntas. La razón es que, gracias al telescopio James Webb es posible que sepamos la composición de los objetos del cinturón transneptuniano, también conocido como Cinturón de Kuiper.

La astrónoma Noemí Pinilla-Alonso, científica asociada del Florida Space Institute, doctorada en Astronomía y Astrofísica por la Universidad de La Laguna (Tenerife) y que también ha pasado por la mismísima NASA, lidera el proyecto DisCo (del inglés Discovering the Surface Composition), en el que se va intentar saber de qué están hechos los objetos que forman el Cinturón de Kuiper. “El objetivo de DisCo es conocer la composición de los objetos del cinturón transneptuniano. Esta especie de anillos de objetos helados es una de las estructuras más grandes que existen en nuestro Sistema Solar, pero a la vez una de las más desconocidas. Hay muchos detalles que no conocemos y básicamente es porque hasta este momento no hemos dispuesto de instrumentos suficientemente potentes como para conseguir esa información”, explica la astrónoma a Muy Interesante.

¿Y por qué ese interés en esos objetos que se encuentran más allá de Neptuno? Pinilla-Alonso nos ilustra: “El cinturón transneptuniano está formado por millones de cuerpos que guardan información de las etapas en las que los planetas se formaron y por ello es una de las piezas clave que nos faltan para entender cómo se formó el sistema solar, para entender cómo evolucionó hasta su estado actual y para entender así mismo dónde se formaron aquellos ingredientes que dieron origen a la vida”.

El programa liderado por Pinilla-Alonso estudiará 59 cuerpos transneptunianos, objetos ricos en hielos que orbitan el Sol más allá de Neptuno y que tienen un tamaño menor que los planetas. Son, en palabras de la científica, como asteroides helados.

DisCo será ejecutado durante el primer ciclo de observación del James Webb que, recordemos se lanzó el pasado 24 de diciembre, por lo que, si todo va según lo esperado se empezarían a recibir datos a partir del mes de julio de este año.

El telescopio James Webb, a diferencia de su predecesor, el Hubble, observará el universo principalmente en infrarrojos y tiene un área de captación de la luz mucho más grande, por lo que podrá cubrir mayores distancias o lo que es lo mismo ir más atrás en el tiempo, de ahí que gracias a él tengamos la oportunidad de oro de conocer con más exactitud cómo se formó nuestro Sistema Solar.

 

 

No te pierdas la entrevista completa de Noemí Pinilla-Alonso en el podcast diario de Muy Interesante, Muy al día.

Muy al día, las mejores noticias diarias y curiosidades del mundo de la ciencia, astronomía, sexualidad, biología o medio ambiente con un lenguaje ágil y en tono de humor.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Con más de 11 años de experiencia en el ámbito periodístico, aprendo cada día un poco más acerca del apasionante mundo que es la ciencia. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo