Comienza la fase final del telescopio espacial James Webb

Los instrumentos ya han alcanzado la temperatura idónea para su funcionamiento, por lo que cada vez nos queda menos tiempo para que comience a mostrarnos las bondades de las primeras galaxias que se formaron después del Big Bang.

 

El momento se acerca. El último los múltiples pasos que nos conducirá a abrir nuestros ojos aún más al cosmos en el que vivimos, ha consistido en enfriar sus instrumentos. MIRI, un instrumento de infrarrojo desarrollado por la NASA y la ESA, fue el último en conseguirlo (tras alcanzar los -266º C, la temperatura perfecta para esta herramienta).

MIRI ha sido el último porque es el instrumento más sensible a la corriente oscura, de ahí que tenga que estar más frío que los otros instrumentos para eliminar por completo ese efecto, según la NASA.


Ahora, mientras los espejos del telescopio James Webb se enfrían lentamente a sus temperaturas operativas finales, el equipo responsable se prepara para la prueba de estabilidad térmica. Estamos en la fase final de puesta en marcha de todos los instrumentos científicos en la que se probarán todos los modos y operaciones de cada uno de ellos: MIRI (Mid-Infrared Instrument), el instrumento de luz infrarroja media; NIRCAM (Near-Infrared Camera), una cámara infrarroja con cobertura espectral que va desde el borde de lo visible hasta el infrarrojo cercano; NIRSPEC (Near-Infrared Spectrograph), el espectrógrafo infrarrojo cercano y NIRISS/FGS (Near-Infrared Imager and Slitless Spectrograph/Fine Guidance Sensor), el generador de imagen de infrarrojo cercano y el sensor de orientación.

Cuando los científicos apunten el telescopio a un objetivo astronómico, el telescopio y el parasol se moverán juntos. El ángulo que presenta el parasol con respecto al Sol se denomina "sistema de control de actitud" de orientación y la cantidad de calor residual que pasa a través del parasol de cinco capas hacia el espejo principal dependerá de esta 'actitud'.

miri-webb
NASA

Según la NASA, durante esta última etapa de puesta en marcha del instrumento “haremos una calibración astrométrica para cada instrumento, midiendo las pequeñas distorsiones ópticas en el instrumento para mapear cada píxel en el detector a la ubicación precisa en el cielo que verá. Mediremos la nitidez de las imágenes estelares en cada punto de la imagen de un instrumento para permitir la extracción óptima de información científica. Demostraremos la adquisición de objetivos para coronagrafía y espectroscopia, y probaremos algunos tipos especiales de observaciones, incluidos objetivos dentro de nuestro sistema solar y observaciones de series temporales de tránsitos de exoplanetas”.

El telescopio fue enviado al punto Lagrange L2 que se encuentra a 1,5 millones de kilómetros de nuestro planeta, directamente en la línea Tierra-Sol.

Las capacidades infrarrojas de Webb son fundamentales, ya que nos permitirán ver, estudiar y comprender el comienzo mismo de la formación estelar. Estamos expectantes por verlo funcionar a pleno rendimiento. 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo