Cocodrilos gigantes caminaban sobre dos patas hace 120 millones de años

Estos animales, de tres metros de longitud, dejaron centenares de huellas en la actual Corea del Sur.

cocodrilos-gigantes
Dr Anthony Romilio

Si ya de por sí cuando contemplamos un cocodrilos nos parece que estamos echando una vista al pasado remoto, ahora, una nueva investigación desarrollada por un equipo internacional de expertos, nos expone que los cocodrilos actuales no pueden estar a la altura de su conocida reputación como " fósil viviente", ya que durante el transcurso de los 200 millones de años de evolución que los cocodrilos llevan en la Tierra, han cambiado y sus ancestros transforman nuestro concepto de lo que es un cocodrilo. Los científicos casi lo pasan por alto.

Según un estudio publicado en la revista Scientific Reports, algunos cocodrilos prehistóricos caminaron sobre dos patas como los dinosaurios. Los expertos detallan huellas fosilizadas descubiertas en la Formación Jinju en Corea del Sur (donde hay abundantes conjuntos de huellas en todos los niveles del afloramiento) que pertenecen a un pariente de los cocodrilos previamente desconocido.


"Inicialmente se pensó que las huellas estaban hechas por un pterosaurio bípedo gigante que caminaba sobre la marisma y ahora entendemos que se trataba de huellas de cocodrilo bípedo", comenta Anthony Romilio, paleontólogo de la Universidad de Queensland. "Las huellas miden alrededor de 24 centímetros, lo que sugiere que tenían patas aproximadamente de la misma altura que las piernas humanas adultas. Eran animales largos que estimamos tenían más de tres metros de longitud".


Esta es la primera evidencia de este período de tiempo de un crocodilomorfo bípedo. Crocodylomorpha es un grupo ramificado y diverso que incluye cocodrilos y sus parientes extintos.

cocodrilos-gigantes2
Dr Anthony Romilio

Curiosidades sobre las huellas

Analizando cuidadosamente las huellas, quedó claro que, si bien las criaturas se habían estado moviendo sobre dos patas de la misma manera que lo hicieron muchos dinosaurios, las huellas no pertenecían a un dinosaurio. Pero la locomoción moderna de cocodrilos tampoco coincidía.

"Los cocodrilos típicos caminan en una posición en cuclillas y crean huellas bastante anchas, explica Kyung Soo Kim de la Chinju National University of Education de Corea del Sur. "Curiosamente, estas tienen un aspecto muy estrecho, más como un cocodrilo que se balancea sobre una cuerda floja".

En el momento de su descubrimiento, las enigmáticas huellas medían aproximadamente el doble de su ancho: entre 18 y 24 centímetros, lo que indica una longitud corporal de hasta 3 metros. Los investigadores eliminaron grandes moldes de las impresiones naturales y las documentaron con fotos y fotogrametría tridimensional, rastreando los contornos de las pistas y midiendo sus parámetros.

 


Un descubrimiento inesperado

El examen final determinó que las huellas pertenecen a una nueva especie de cocodrilomorfo, un grupo temprano de reptiles que son ancestros de los cocodrilos modernos, que se alimentaban de peces y caimanes y que se adaptaron más a la tierra que otras especies en aquel momento de la historia. Estas huellas son las primeras en indicar una progresión bípeda o de dos patas, una característica previamente desconocida para esta familia. Los hallazgos podrían significar que las huellas encontradas en otros lugares podrían pertenecer a crocodilomorfos, que anteriormente se pensaba que habían sido dejados por pterosaurios gigantes que caminaban sobre dos patas para proteger sus alas cuando estaban en tierra. Es posible que hayamos estado malinterpretando las huellas.

Los investigadores nombraron a la nueva especie encontrada en la Formación Jinju, Batrachopus grandis y sus fósiles datan del Cretácico Inferior, que se extendió hace 145 a 105 millones de años.


Ubicada cerca de la ciudad de Jinju, Corea del Sur, el yacimiento alberga otros descubrimientos: es allí donde los científicos descubrieron las primeras huellas de un pequeño mamífero saltador, conocido como Koreasaltipes jinjuensis, y las primeras huellas de tortugas conocidas en Corea.

Referencia: Trackway evidence for large bipedal crocodylomorphs from the Cretaceous of Korea, Scientific Reports (2020). DOI: 10.1038/s41598-020-66008-7

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo