Vídeo de la semana

Científicos españoles hallan una región de la Vía Láctea desconocida hasta ahora

Ha sido bautizada como 'espolón de Cefeo' y se encuentra unos 300 años luz sobre el plano de nuestra galaxia.

Extendido como un puente estelar de 10.000 años luz, el espolón de Cefeo es una región de estrellas azules nunca antes observada.


Ha sido descubierta por un equipo de investigadores españoles del Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA), quienes han elaborado el mapa más detallado hasta la fecha de estrellas azules masivas en el vecindario solar.

 


Datos sorprendentes de nuestra galaxia

Este pormenorizado mapa gracias a los datos obtenidos por el telescopio espacial europeo Gaia ha permitido encontrar algo que nadie había visto hasta ahora: una estructura formada por estrellas azules masivas que se extiende desde Orión hacia Perseo.


Es una rama que se mueve desde nuestro brazo en espiral hacia la dirección exterior de la Vía Láctea, donde se ubica el siguiente brazo. Con una longitud de casi 8.000 años luz, este tipo de filamento no es exactamente coplanar con el disco, sino que se eleva por encima del plano galáctico. A este tipo de estructuras interbrazos se les suele denominar 'espolones' (spur en inglés) y esta, en particular, ha sido bautizada como 'espolón de Cefeo', ya que es en esta constelación donde se puede apreciar mejor, proyectada sobre la bóveda celeste .


“Hemos revisado minuciosamente el catálogo original, actualizándolo y sistematizándolo con datos modernos de Gaia. Y aunque este era el propósito del estudio, tener una muestra de estrellas tan actualizada nos llevó a echar un vistazo a los datos para ver qué aspectos de nuestro entorno galáctico se estaban manifestando con mayor claridad. Y ahí surgió la sorpresa ”, explica Miguel Ángel Pantaleoni González, líder del estudio que recoge la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

 

 

Los astrónomos quieren conocer la distribución detallada de los diferentes tipos de estrellas y su relación con las estructuras galácticas más grandes, como el disco, los brazos espirales o el halo galáctico. Y es que en estos componentes se escribe la larga historia de la formación y evolución de la Vía Láctea por los que podemos descifrar los principales episodios de la compleja historia de nuestro hogar galáctico.

Las estrellas azules, que se distribuyen a lo largo de los brazos espirales de las galaxias, donde abundan las nubes interestelares cual guarderías de estrellas, tienen una vida bastante corta, por lo que no se alejan mucho de su lugar de formación. De ahí que las estrellas azules sean grandes, muy masivas y brillantes, y nos sirven para delimitar las regiones más activas de la galaxia.

El equipo ha llevado a cabo "una actualización exhaustiva" del catálogo ALS (Alma Luminous Stars), el mayor catálogo existente de estrellas azules masivas en nuestra galaxia. El catálogo contiene casi 200.000 objetos. Los nuevos datos han permitido a los astrónomos dibujar por primera vez el mapa más detallado de los brazos espirales de la Vía Láctea.

 


El plano galáctico no es tan plano

Estos trabajos muestran que el plano galáctico no es tan plano como se pensaba anteriormente. El espolón de Cefeo y la ondulación de Radcliffe (descubierta por un equipo dirigido por Joo Alves de la Universidad de Viena, que estudiaba la distribución del gas en la galaxia e identificaron una especie de filamento perpendicular al plano galáctico que forma parte de una ondulación que sobresale en la dirección perpendicular al plano), podríamos pensar que el plano galáctico es similar a una tela arrugada colocada en el suelo, y las corrugaciones serán las protuberancias que se elevan por encima del plano horizontal.

 

 

Referencia: The Alma catalog of OB stars. II. A cross-match with Gaia DR2 and an updated map of the solar neighbourhood.

M Pantaleoni González, J Maíz Apellániz, R H Barbá, B Cameron Reed

Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, stab688, https://doi.org/10.1093/mnras/stab688

Published: 19 March 2021

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo