China logra que una semilla germine en la Luna

Es la primera vez en la historia que se consigue. Este experimento sienta las bases para la exploración lunar a largo plazo.

Antes de que China lanzara su misión Chang'e 4 -bautizada en honor a la diosa china de la Luna- con destino el lado oculto de la Luna, los científicos se aseguraron de colocar un pequeño tanque que contenía semillas de plantas. Ahora, el equipo de la Administración Nacional del Espacio de China ha anunciado que ha brotado una semilla de algodón. De nuevo China hace historia.

 

Una semilla de algodón ha germinado en la Luna. Esto la convierte en la primera planta de otro mundo en la historia de la humanidad. Los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional suelen hacer estas tareas para estudiar de qué manera afectan a las plantas y las semillas los cambios de crecimiento en la microgravedad (y para diversificar las dietas de astronautas en el espacio), y plantas y semillas han orbitado la Tierra de forma intermitente a lo largo de la historia del vuelo espacial. Pero lo más cerca que la vegetación terrestre ha estado de la Luna fue en 1971, cuando el astronauta del Apolo 14, Stuart Roosa, llevó cientos de semillas de árboles para que orbitaran la Luna con él. Muchas de estas semillas se plantaron más tarde en la Tierra y se convirtieron en "árboles lunares".

 

Además del algodón que acaba de germinar y que vemos en la imagen que acompaña el artículo, la cápsula lunar china también incluye semillas para cultivar patatas y una planta de laboratorio común llamada Arabidopsis, pero ninguna de ellas ha brotado hasta el momento.

 

¿Conseguirá China hacer crecer una flor en la Luna?


De todas formas no es extraño que les esté costando salir adelante. Hay que tener en cuenta que las semillas han pasado por mucho ajetreo: el drama del lanzamiento, los incómodos cambios de temperatura, la baja gravedad y la alta radiación.

 

Contenedor hermético



Cuando Chang'e 4 aterrizó en el otro lado de la Luna el 3 de enero, su carga incluía un contenedor hermético con pruebas de biociencia, incluido un experimento llamado “círculo microecológico de la superficie de la luna”. El contenedor está equipado con un pequeño pero poderoso sistema de control para mantener el interior a unos 25 grados centígrados.

 

La cápsula y sus semillas se almacenan en el módulo de aterrizaje Chang'e 4, que se ubica dentro del cráter Von Kármán, en el lado oculto de la luna. El módulo de aterrizaje está acompañado por el rover Yutu 2, que ha dejado su contraparte en tierra para explorar el vecindario. Ambos robots están experimentando su primera noche larga y fría en la luna, cuando el día y la noche duran aproximadamente dos semanas terrestres.

 

“Hemos considerado la supervivencia futura en el espacio. Aprender sobre el crecimiento de estas plantas en un entorno de baja gravedad nos permitiría sentar las bases de nuestro futuro establecimiento de la base espacial", explica Liu Hanlong, líder del experimento.

 

En este micro-ecosistema que llegó a la Luna, las plantas produjeron oxígeno y alimento mediante la fotosíntesis. El contenedor está así completamente aislado de los extremos de temperatura y fuerte radiación en la Luna. Los científicos chinos diseñaron tubos para que el recipiente llevara la luz natural de la Tierra a la luna para que las plantas lograran la fotosíntesis.

 

China tiene prevista otra misión a la Luna para este mismo año con objeto de recolectar muestras de rocas de la superficie y traerlas a la Tierra.

 

Crédito imagen: Chongqing University

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo