Burbujas espaciales para reducir el cambio climático

Un equipo de científicos del MIT está trabajando para combatir el cambio climático usando lo que han bautizado como 'burbujas espaciales'. ¿Qué son? ¿Cómo funcionan? ¿De verdad ayudarán a combatir esta crisis climática?

 

El cambio climático es una losa de realidad que cada vez le pesa más a nuestro planeta y, por extensión, a nosotros. Está causando sequías cada vez más frecuentes e intensas, tormentas, olas de calor, aumento del nivel del mar y derretimiento de los glaciares.

 


¿Cómo detener esta ola de destrucción?


Un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT ), propone utilizar “burbujas espaciales ('Space Bubbles') para proteger a la Tierra de los rayos del sol. ¿En qué consiste exactamente? La idea de geoingeniería presentaría burbujas inflables, organizadas en forma circular del tamaño de un país tan grande como Brasil, que se ubicarían entre la Tierra y el Sol, bloqueando la radiación para que no llegue a nuestro planeta.


"Creemos que inflar esferas de película delgada directamente en el espacio a partir de un material fundido homogéneo, como el silicio (silicio fundido), puede proporcionar la variación de espesor que refracta un espectro de onda más amplio y nos permite evitar la necesidad de lanzar grandes elementos de película estructural", explican los autores.

Las esferas estarían hechas de silicio y otro material, transportadas al espacio en forma fundida o líquidos iónicos reforzados con grafeno.

 


¿Una especie de parasol para todo el planeta?


Así es. Para evitar una mayor catástrofe del cambio climático, este escudo implicaría una serie de burbujas espaciales gigantes que actuarían como una barrera entre la Tierra y el Sol. Sería una medida de emergencia de lo que llaman "geoingeniería solar", un campo de investigación muy teórico y poco estudiado "que tiene como objetivo reflejar una fracción de la luz solar que llega a la Tierra".

A diferencia de otras propuestas similares de generar un escudo solar para la Tierra, esta iniciativa, como estaría colocada en el espacio, concretamente se enviarían al punto de Lagrange L1 (el telescopio espacial James Webb se encuentra en el punto Lagrange L2, a 1,5 millones de kilómetros de distancia), no debería suponer riesgo alguno de interferir con la biosfera de la Tierra.


Los investigadores explicaron que este tipo de enfoque de ingeniería solar no contribuiría al mar de desechos espaciales que flotan arriba y es completamente reversible debido a la física detrás de las burbujas, que dicen que podría interrumpirse intencionalmente simplemente rompiendo el equilibrio de su superficie.

No es “la solución”

Los investigadores del MIT enfatizan que la propuesta de las burbujas espaciales fue diseñada para complementar y no reemplazar los esfuerzos actuales de mitigación del cambio climático, pero que puede llegar el día en que tal intervención se vuelva esencial.


"Y dado que las burbujas pueden destruirse intencionalmente rompiendo el equilibrio de su superficie, esto haría que la solución de geoingeniería solar sea completamente reversible y reduzca significativamente los desechos espaciales", aclaran los expertos.

Teniendo en cuenta que nuestros esfuerzos actuales no han hecho lo suficiente para evitar la catástrofe climática que se avecina, podría ser el momento de plantearse una alternativa como esta mientras tanto.

 


Pero, ¿funcionaría?

El experimento preliminar en laboratorio ha sido un éxito emulando las condiciones del espacio exterior. La probabilidad de que experimentemos una mejora en nuestro clima es alta, según los científicos del MIT. Los expertos señalan que bloquear incluso el 1,8 por ciento de las radiaciones solares incidentes para que no ingresen al planeta nos ayudaría significativamente a revertir el calentamiento global en un instante.

Aunque la geoingeniería solar nos suena, en estos momentos, como algo sacado de una película de ciencia ficción, ya se está utilizando en el mundo real. Por ejemplo, Emiratos Árabes Unidos ya la ha utilizado para crear lluvia en Dubái con objeto de combatir las temperaturas sofocantes que azotaron esta zona el año pasado.


El proyecto de investigación Space Bubbles se basa en las ideas del científico James Early, quien sugirió desplegar un objeto desviador en los puntos de Lagrange, y el astrónomo Roger Angel, quien propuso el escudo de burbujas.

Referencia: Press Release MIT: dropbox.com/sh/gk415yke8shtb84/AABLA5kYXUrrZfidUpPrUCCva/Space%20Bubbles_press%20material_May%202022.pdf?dl=0

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo