Así pudo haber empezado la vida en la Tierra

Una nueva teoría plantea que la vida en la Tierra podría haberse iniciado debido a un choque épico con otro planeta.

Los ingredientes que crearon las condiciones para la vida en la Tierra podrían no ser nativos de nuestro planeta, la Tierra. Según una nueva hipótesis publicada en la revista Science Advances, los elementos esenciales para la vida se incorporaron a un planeta del tamaño de Marte que colisionó con la Tierra hace 4.500 millones de años.

Este planeta hipotético se llama Tea, y algunos expertos creen que también es responsable de romper una porción de la Tierra y enviarla a toda velocidad al espacio y acabara convirtiéndose en nuestra Luna.

 

Pero, según investigadores de la Universidad Rice en Houston (EE. UU.), trajo consigo elementos volátiles como el carbono, el nitrógeno, el hidrógeno y el azufre, lo que permitió que la Tierra cobrara vida.


Según lo que sabemos, es poco probable que la Tierra haya producido esas sustancias volátiles que alimentan la atmósfera, la hidrosfera y la  biosfera por sí misma.

 

Durante mucho tiempo se pensó que los elementos volátiles de la Tierra quizá se transportaron en meteoritos llamados condritas carbonáceas -meteoritos no metálicos-. Estos primitivos meteoritos que bombardearon nuestro planeta son mucho más ricos en compuestos volátiles que la Tierra primitiva (también conocida como Gaia) y otros cuerpos rocosos del sistema solar interno, lo que da más peso a esta hipótesis.

Sin embargo, la relación carbono-nitrógeno de la masa de silicato en masa es más de 20 veces la proporción observada en las condritas carbonosas, por lo que los científicos querían averiguar si los volátiles podrían haberse administrado a la Tierra a través de otro método, como el planeta Tea.

 

En una serie de experimentos prácticos que utilizan cápsulas cargadas con silicato y mezclas de aleaciones, el equipo recreó las condiciones de alta temperatura y alta presión bajo las que se podría haber formado el núcleo de Tea. Esto ayudó a determinar en qué porcentaje de azufre podría el núcleo haber excluido el carbono y el nitrógeno, dejándolos en el silicato a granel del planeta.

Con todos los datos, el equipo ejecutó simulaciones por ordenador de alrededor de mil millones de escenarios diferentes para determinar cómo la Tierra obtuvo sus compuestos volátiles.

 

"Lo que descubrimos es que toda la evidencia (firmas isotópicas, la relación carbono-nitrógeno y las cantidades generales de carbono, nitrógeno y azufre en el silicato de la Tierra) era consistente con un impacto de formación de luna que involucra a un planeta del tamaño de Marte con un núcleo rico en azufre ", comentó Damanveer Grewal, coautor del trabajo.

Esto no significa que las condritas carbonáceas no contribuyeran de alguna manera, pero sí indica que Tea pudo haber asistido con la mayoría, un hallazgo que sugiere que un planeta puede tener una mejor oportunidad de desarrollar vida si sufre colisiones violentas.

 

"Desde el estudio de los meteoritos primitivos, los científicos han sabido durante mucho tiempo que la Tierra y otros planetas rocosos en el sistema solar interior están agotados por la volatilidad", explicó el geólogo Rajdeep Dasgupta.

"Pero el momento y el mecanismo de la entrega de elementos volátiles se ha debatido acaloradamente. El nuestro es el primer escenario que puede explicar el momento y la entrega de manera consistente con todas las pruebas geoquímicas", finaliza Dasgupta.

 

Referencia: D.S. Grewal el al., "Delivery of carbon, nitrogen, and sulfur to the silicate Earth by a giant impact," Science Advances (2019). DOI: 10.1126/sciadv.aau3669 , http://advances.sciencemag.org/content/5/1/eaau3669

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo