Así llegaron los ingredientes para la vida en la Tierra

El impacto de meteoritos en la Tierra primigenia habría aportado una estupenda fuente de aminoácidos, los componentes de las proteínas.

ingredientes-vida
iStock

Si viajaras en el tiempo hace 4.000 millones de años, seguramente te sorprendería lo que verías a tu alrededor pues, en lugar de cielos azules pacíficos y una atmósfera rica en oxígeno, la Tierra estaría cubierta por una bruma de gases nocivos, mares de lava y una avalancha interminable de impactos de asteroides y meteoritos. Es la Tierra Hadeana, una era geológica nombrada en honor a Hades, el dios griego del inframundo, y también la palabra hebrea para infierno. En este momento, no existe ninguna forma de vida en el planeta, ni siquiera las diminutas bacterias microscópicas.

El origen de la vida es quizás la pregunta existencial más debatida y que más dolores de cabeza ha dado a los científicos y filósofos durante siglos. Hoy en día, el consenso expone que la aparición de aminoácidos proviene del suministro extraterrestre a través de meteoritos.

 


¿Cómo averiguarlo?


Investigadores de la Universidad de Tohoku, el Instituto Nacional de Ciencia de Materiales (NIMS), el Centro de Investigación Avanzada de Ciencia y Tecnología de Alta Presión (HPSTAR) y la Universidad de Osaka echaron un vistazo atrás en el tiempo a la Tierra de los Andes, mediante una simulación informática de un meteorito estrellándose en el océano, cuando nuestro planeta tenía solo unos pocos cientos de millones de años, para ayudar a explicar cómo se formó un ingrediente crucial para la vida.

Según los registros del cráter lunar, los científicos predicen que los primeros océanos de la Tierra fueron bombardeados con meteoritos y asteroides. Estas intensas colisiones desencadenaron probablemente una reacción entre las rocas espaciales, el agua y la atmósfera circundante. Utilizando un análogo de meteorito (que incluía hierro), componentes oceánicos y moléculas que se cree que fueron abundantes en la atmósfera hace más de 4.000 millones de años (a saber, dióxido de carbono y nitrógeno), los investigadores examinaron los productos de tal evento. Se formaron aminoácidos, como la glicina y la alanina; las cadenas de aminoácidos forman proteínas, biomoléculas esenciales para la vida, ya que catalizan (aceleran) muchas reacciones biológicas. Por tanto, los expertos creen que han demostrado el papel de los meteoritos para ayudar al despertar de la vida en la Tierra.


En resumen, el estudio descubrió la aparición de aminoácidos que sirven como bloques de construcción para las proteínas, lo que demuestra el papel de los meteoritos en llevar las moléculas de la vida a la Tierra y, potencialmente, a Marte.


"Hacer que las moléculas orgánicas formen compuestos reducidos como el metano y el amoníaco no es difícil, pero se consideran componentes menores en la atmósfera en ese momento", comenta Yoshihiro Furukawa, investigador de la Universidad de Tohoku y líder del estudio que publica la revista Scientific Reports. "El hallazgo de la formación de aminoácidos a partir del dióxido de carbono y el nitrógeno molecular demuestra la importancia de crear los componentes básicos de la vida a partir de estos compuestos ubicuos".

El descubrimiento del equipo también podría tener implicaciones para la vida en otros planetas.


Es muy probable que el dióxido de carbono y el nitrógeno también fueran los principales gases constituyentes de la antigua atmósfera de Marte. Recordemos que hasta hace 2.000 millones de años, Marte albergaba océanos de agua líquida y una atmósfera dominada por dióxido de carbono y nitrógeno; pudo haber sido muy similar a la Tierra. Si Marte alguna vez albergó vida, los mismos bloques de construcción esenciales pudieron haber sido sembrados de manera similar a cómo pudo haber ocurrido en la Tierra; al menos, esta investigación muestra que tal escenario es plausible.


"Investigaciones posteriores revelarán más sobre el papel que desempeñaron los meteoritos para traer biomoléculas más complejas a la Tierra y Marte", afirmó Furukawa.

 

Referencia: Yuto Takeuchi et al. Impact-induced amino acid formation on Hadean Earth and Noachian Mars, Scientific Reports (2020). DOI: 10.1038/s41598-020-66112-8, www.nature.com/articles/s41598-020-66112-8

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo