Así ligaban los dinosaurios

Realizaban rituales de apareamiento parecidos a los de las aves actuales.

 

Sobre los dinosaurios solemos tener estudios acerca de sus grandes tamaños, su velocidad, la fuerza de sus bocados o sus garras y qué tipo de alimentación tenían. Pero es más difícil acercarse a textos que nos cuenten detalles sobre su comportamiento, entre otras cosas, porque solo tenemos fósiles para estudiar a estos animales extintos y el comportamiento no es algo que suela dejar huella. Por tanto, los científicos solo pueden agarrarse a algunas pistas y comparaciones con animales actuales para especular acerca de algunos momentos fundamentales en la vida de los dinosaurios. Todo ser vivo procura cumplir un ciclo en el que nace, crece, se reproduce y muere. El tercero de estos cometidos es el tema que nos ocupa en este artículo. En concreto la fase del cortejo. ¿Cómo ligaban los dinosaurios? La respuesta podría estar en las aves actuales.

Un baile muy antiguo

Cada especie cuenta con su propio ritual de seducción. El éxito de una especie se mide en su capacidad reproductiva, por lo que es un aspecto vital que ocupa un espacio importante en el comportamiento de los animales durante su vida adulta. Con el objetivo de despertar la atención de las hembras, los leones exhiben sus melenas, los pavos reales despliegan sus plumas, los carneros muestran la fuerza de sus cuernos y las aves ofrecen bailes y rituales variados que conforman todo un espectáculo de la naturaleza. Plumas, alas y crestas combinadas con movimientos son el flirteo de los animales para ganar el premio de una compañera con la que procrear.

Las aves son, técnicamente, dinosaurios. Así que los especialistas se agarran a la evolución para teorizar acerca de posibles conductas y peculiaridades de la anatomía en los dinosaurios destinadas al cortejo. Y así es como un grupo de investigadores identificó unas huellas de dinosaurios como el rastro de los intentos de “ligoteo” hace 100 millones de años.

“Buscamos y hallamos huellas de dinosaurios carnívoros y herbívoros junto a un equipo internacional de investigación. Entonces, encontramos accidentalmente más de 50 marcas de apareamiento en las rocas de la formación Dakota, al oeste del estado de Colorado. Estas marcas antiguas son similares a las que realizan las aves de la actualidad en sus ceremonias de raspado: los machos muestran su disponibilidad a aparearse excavando falsos nidos para potenciales parejas”.

Así lo explicaba Martin Lockley, profesor de geología y paleontólogo de la Universidad de Colorado en Denver, que encabezó un estudio publicado en la revista “Scientific Reports”.

“Estos son los primeros lugares en los que se han descubierto evidencias de los rituales de cortejo de apareamiento de los dinosaurios y la primera evidencia física del comportamiento de apareamiento. Estas enormes marcas –algunas tan largas como una bañera– permiten completar una laguna en la comprensión del comportamiento de los dinosaurios. Y continuaremos buscando más marcas de este tipo”.

Estamos ante marcas dejadas por dinosaurios en “arenas de exhibición”, zonas utilizadas para llevar a cabo el cortejo que podemos ver en muchas aves modernas que anidan en el suelo. Solo que estas marcas tienen el tamaño acorde a terópodos de hasta cuatro metros de longitud. Estos dinosaurios carnívoros, el mismo grupo al que pertenece Tyrannosaurus rex y  Velociraptor, caminaban sobre dos patas y, obviamente, no las usaban solo para cazar a sus presas. En temporada de celo entrarían en una fase de actividad frenética para seducir a las hembras y ahora sabemos que podían tener un comportamiento típico en las aves actuales, parecido a la ceremonia del rascado.

“La evidencia de las marcas tiene implicaciones significativas: hay una evidencia física de que los juegos de cortejo de la prehistoria son similares a los de los pájaros de hoy. Y los pájaros lo hacen cerca de los sitios donde acaban finalmente anidando. Así que las marcas fósiles son una clave que nos indicaría que los dinosaurios en celo se aparearon aquí hace millones de años y luego anidaron cerca”.

Todo un equipamiento para cortejar

Y no se habla solo de estas marcas como símbolos evidentes del cortejo de los dinosaurios. Se piensa que cualquier elemento anatómico llamativo pudo tener implicaciones en el apareamiento. Los paleontólogos ya han supuesto que las estructuras óseas que muestran especies de dinosaurios como los protoceratops podían tener una función defensiva y también sexual. Se han encontrado cráneos con protuberancias en los que aparecían heridas parecidas a las que podemos ver en los cuernos de las cabras montesas tras un enfrentamiento para ganarse la aceptación de las hembras. Esta idea se extiende incluso a las plumas y las alas. Contamos con investigaciones que sugieren que los dinosaurios desarrollaron alas y plumas antes de aprender a volar y el objetivo podía estar en resultar más atractivos.

Por supuesto, hay voces críticas con estas teorías. Thomas Holtz, de la Universidad de Maryland, argumentó que no podemos descartar que las marcas mencionadas se deban a otras causas y no al apareamiento. Es por ello que los paleontólogos confían en encontrar más rastros que permitan ir configurando una mejor idea sobre el comportamiento de los dinosaurios a la hora aparearse. Con todo, Holtz reconoce que:

"Cualquiera que sea la conducta registrada aquí, es una expresión del hecho de que los dinosaurios, como todos los animales, hacían algo más que cazar y atacar y devorar y pelear y todas esas conductas que les atribuye la cultura popular".

Referencias:

Granda, J. 2016. Los rituales de apareamiento de los dinosaurios eran parecidos a los de las aves actuales. lavanguardia.com.

Lockley, M. et al. 2016. Theropod courtship: large scale physical evidence of display arenas and avian-like scrape ceremony behaviour by Cretaceous dinosaurs. Scientific Reports 6, 18952. DOI: 10.1038/srep18952.

Scaliter, J. 2016. Cómo ligar con un dinosaurio. quo.eldiario.es.

 

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo