Así es Orion, la nueva nave espacial de la NASA que llevará a los humanos a la Luna y Marte

La nave espacial se lanzará al espacio este sábado en el nuevo cohete lunar SLS antes del viaje de 42 días alrededor de nuestro satélite.

 

Tras más de 50 años desde que la humanidad puso un pie en la Luna, el programa Artemis (o Artemisa) de la NASA apuesta a poner astronautas nuevamente en la Luna para el año 2025. ¿Han cambiado mucho las naves espaciales en este tiempo? Así es.

Aunque las naves siguen conservando esa forma cónica que presentaban también las de las misiones Apolo, Orion difiere bastante de sus predecesoras. Y es que 50 años dan para grandes avances tecnológicos que son visibles en esta nueva generación de vehículos espaciales.

La nave espacial Orion, que se lanzará sin tripulación sobre el nuevo megacohete lunar de la NASA el sábado, tras un fallo en uno de los motores que no se enfriaba correctamente y que hizo posponer el lanzamiento, ha costado más de 18 000 millones de euros.


El plan del programa Artemis es devolver a la humanidad a la Luna comenzando con la misión Artemis I, que llevará a la nave Orion, impulsada por el cohete SLS (Sistema de Lanzamiento Espacial) y tripulada por maniquíes y peluches, a orbitar el satélite terrestre y regresar a la Tierra al cabo de 42 días.

 


Pero, ¿cómo es exactamente esta nave?

Nombrada así por la hermana gemela de Apolo, la misión Artemis tiene como objetivo crear una presencia humana sostenible en la luna para 2028. La primera misión, llamada Artemis I, volará más lejos que cualquier nave espacial construida para humanos, ya que prueba el Sistema de lanzamiento espacial (SLS) y Orion antes de que los astronautas puedan tripular Artemis II para dar una vuelta alrededor de la luna en 2024. Y en 2025, si todo sale como está previsto, aterrizaría en la Luna una mujer astronauta y una persona de raza negra, según anunció la NASA.

Orion se asienta sobre el Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) de 98 metros de altura, que será el cohete espacial más poderoso que jamás haya salido de la Tierra cuando entre en órbita el sábado (con suerte).

La nave tiene cuatro partes fundamentales, incluido el módulo de la tripulación (apto para cuatro personas y su carga), un módulo de servicio europeo para proporcionar propulsión y energía eléctrica (compuesto de más de 20 000 piezas y componentes, con soporte vital y varios kilómetros de cables, mangueras y también paneles solares) y un sistema de aborto de lanzamiento para alejar a Orion del peligro si ocurre una emergencia durante el lanzamiento.

Orion es 1,5 veces más grande que su equivalente Apolo, por lo que los astronautas contarán con más espacio. El volumen habitable de la nave espacial es de 8,95 metros cúbicos y cuenta con asientos ajustables que se pueden plegar cuando no se están utilizando para hacer un poco más de espacio en la cabina. En total, la nave espacial mide 3,3 metros de altura por 5 metros de diámetro.

 


Arrancamos una nueva etapa

Artemis supone un nuevo comienzo para la exploración espacial. Artemis I desplegará diez pequeños satélites o CubeSats, destinados a desarrollar experimentos en el espacio y también servirá como ensayo para las próximas misiones tripuladas del programa Artemis. En la misión, la Agencia Espacial Europea incorporará cinco Unidades Móviles de Dosimetría Activa para cartografiar el entorno de radiación del espacio profundo de la Luna de la forma más detallada posible. Todos estos datos ayudarán a evaluar la seguridad de las siguientes misiones que sí llevarán tripulación.

 

 

Referencia: NASA

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo