Así es el lado oscuro de la Luna

El enigmático "lado oscuro" de la Luna siempre ha estado sujeto a las más variadas teorías paranormales, pero la ciencia y la investigación espacial nos han ido revelando la verdad sobre sus características y composición.

luna

Cuando nos referimos al lado oscuro de la Luna hablamos del hemisferio de nuestro satélite que no es observable desde la Tierra. Esto se debe a que, como la Luna tarda en completar su movimiento alrededor de nuestro planeta lo mismo que en rotar sobre sí misma, siempre le vemos la misma cara. Sin embargo, la denominación "lado oscuro" no es del todo correcta, pues obviamente la luz del Sol también incide sobre esta zona en algún momento del día. 

Esta cara no visible de nuestro satélite ha sido siempre objeto de las más variadas conjeturas, y los amantes de los fenómenos paranormales encuentran en el lado oscuro de la Luna un jugoso campo de especulación. Pero la ciencia y la investigación espacial nos han ido revelando cuáles son las características reales de este lugar enigmático.

En el año 2012, gracias a nuevos mapas producidos por el Proyecto de Cartografía Lyman Alfa (LAMP), a bordo de la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) de la NASA, se descubrieron características hasta la fecha desconocidas de regiones en los polos norte y sur de la Luna, que se encuentran en oscuridad perpetua. Esto fue posible porque LAMP usó un método para hacer visible lo invisible en estas áreas permanentemente en sombra.

Los mapas generados revelaron que los polos lunares son más oscuros en las longitudes de onda del ultravioleta lejano y más rojas que las superficies cercanas que reciben la luz del Sol. Las regiones más oscuras indican una gran porosidad en superficie, propia de suelos esponjosos, mientras que el enrojecimiento sugiere la presencia de agua helada en la superficie. "Nuestros hallazgos sugieren que podría haber hasta un 2 por ciento de agua helada en algunos suelos lunares permanentemente en la sombra", explicó Randy Gladstone, coautor del estudio.

 

 

También te puede interesar:

El equipo de LAMP estima que la pérdida de agua helada es aproximadamente 16 veces más lenta de lo que antes se creía. Además, la acumulación de agua en forma de hielo depende en gran medida de condiciones locales como la temperatura o los ciclos térmicos y geológicos recientes.

Se dijo que hallazgos del LRO podrían ser utilizados para plantear el desarrollo futuro de una base lunar permanente. Además, los investigadores aseguraron que las regiones lunares en sombra han resultado ser uno de los lugares más exóticos del sistema solar, que valdrá la pena explorar. El descubrimiento de agua helada y otros recursos en el área también podría reducir la necesidad de transportar los recursos de la Tierra a una base polar lunar.

 

La composición del lado oscuro

Dos años más tarde, un trabajo publicado en Astrophysical Journal Letters arrojó nuevos datos sobre la composición de la cara oculta de la Luna. Al parecer, durante la formación de nuestro satélite se dieron diferencias de temperatura entre ambos lados que hizo que el grosor de la corteza lunar fuera también distinto.

El desarrollo de telescopios y cámaras cada vez más potentes está permitiendo a los científicos obtener imágenes muy precisas de muchos rincones del universo. En el caso del lado oscuro de la Luna, ha llovido mucho desde las primeras fotografías tomadas en 1959 por la nave espacial soviética Luna 3. En el año 2015, la NASA consiguió capturar unas impresionantes imágenes gracias al proyecto Deep Space Climate Observatory (DSCOVR), que recordamos en el siguiente vídeo:

CONTINÚA LEYENDO