Adiós al segundo bisiesto

Ya es oficial. Los científicos han acordado eliminar el segundo intercalar que se añade periódicamente para sincronizar las horas de la Tierra.

 

Se eliminarán definitivamente. Científicos y representantes gubernamentales reunidos en una conferencia en Francia han votado a favor de eliminar los segundos intercalares para 2035, dijo la organización responsable del cronometraje mundial.

De manera similar a los años bisiestos, los segundos intercalares, también llamados segundos bisiestos, se han agregado periódicamente a los relojes durante el último medio siglo para compensar la diferencia entre el tiempo atómico exacto y las variaciones en el tiempo de rotación de la Tierra sobre su eje y garantizar el Tiempo Universal Coordinado (UTC).

El tiempo que tarda una sola rotación planetaria cambia cada cierto tiempo debido a la atracción de la Luna, lo que hace que los dos sistemas de tiempo se separen. De ahí que desde 1972 se decidiera agregar un segundo bisiesto al tiempo astronómico cada vez que la brecha entre ellos alcanza los 0,9 segundos, lo que ocurre de manera impredecible.

Para muchas aplicaciones militares, operaciones financieras y sofisticada tecnología en todo el mundo la sincronización del tiempo es vital, pero lograrla no es sencilla. Los segundos bisiestos han permitido este ajuste, ya que la descompensación puede causar problemas para una variedad de sistemas que requieren un flujo de tiempo exacto e ininterrumpido, como la navegación por satélite, el software, las telecomunicaciones, el comercio e incluso los viajes espaciales.

Le diremos adiós en 2035

Hemos añadido un segundo intercalar 27 veces desde 1972 y la última vez fue en 2016. Sin embargo, la rotación de la Tierra se ha estado acelerando desde 2020, de ahí que se haya vuelto innecesario y más bien contraproducente. Comenzaremos a renunciar al segundo intercalar en 2035, pero aún no se ha decidido por cuánto tiempo, y algunos científicos piden que no se vuelva a añadir ninguno al menos durante el próximo siglo.


Por el momento, según la Oficina Internacional de Pesos y Medidas (BIPM), que es responsable del tiempo universal coordinado (UTC), el segundo intercalar se seguirá añadiendo según sea necesario hasta 2035; después, la hora astronómica y el UTC se separarán: se permitirá que la diferencia entre el tiempo atómico y astronómico aumente a un valor superior a un segundo.

Esta "decisión histórica" ​​permitiría "un flujo continuo de segundos sin las discontinuidades que actualmente provocan los segundos intercalares irregulares", explica Patrizia Tavella, jefa del departamento de tiempo de BIPM. “El cambio entrará en vigencia en o antes de 2035. La conexión entre UTC y la rotación de la Tierra no se pierde, UTC sigue relacionado con la Tierra” y agregó que “nada cambiará” para el público.

Representantes de EE. UU., Canadá y Francia presionaron por el cambio, aunque Rusia votó en contra de la propuesta de eliminar el segundo intercalar en 2035. Esto se debe a que el sistema ruso de navegación por satélite, GLONASS, ya incorpora el segundo intercalar, lo que significa que será necesario realizar cambios técnicos significativos. El sistema GPS, operado por el ejército de Estados Unidos, utiliza relojes atómicos, así que no les afectaría el cambio.

También te puede interesar:

Referencia: 27º Conferencia General de Pesos y Medidas (CGPM)

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo