Ya es posible crear un ascensor espacial

Los expertos afirman que ya es tecnológicamente factible construir ascensores espaciales.

ascensor-espacial
iStock

Desde los albores de la era espacial hace más de seis décadas, solo ha habido una forma de llegar a la Luna y regresar: las naves espaciales. Sin embargo, un par de astrónomos de las universidades de Cambridge y Columbia (EE. UU.) afirman que ya deberíamos poder transportar humanos y carga entre la Tierra y nuestro satélite natural a través de una especie de ascensor de alta tecnología. Ya es tecnológicamente posible.

La idea de los ascensores espaciales no es nueva, ya lo sabemos. Los visionarios de los vuelos espaciales han estado hablando de ellos al menos desde 1895. Pero Zephyr Penoyre y Emily Sandford
imaginan un sistema para proporcionar transporte hacia y desde la Luna.

En un estudio publicado online en
arXiv, los expertos sostienen que es tecnológicamente y económicamente factible construir tal "ascensor espacial lunar", que Jerome Pearson detalló por primera vez públicamente en una conferencia en 1977 y Yuri Arsutanov en un artículo posterior publicado en 1979.

Los seguidores de la ciencia ficción y la tecnología marginal están familiarizados con la idea del "ascensor espacial", que es más o menos lo que parece, pero la alternativa de un ascensor lunar parece menos imposible técnicamente.

 

Los orígenes



La idea del ascensor espacial, explorada con detalle por el escritor Arthur C. Clarke en su novela
"Las fuentes del paraíso", es esencialmente una torre tan alta que llega al espacio. Es una idea curiosa, pero el hecho simple es que esta torre necesitaría ser tan fuerte para soportar su propio peso, y el del contrapeso en el otro extremo también tan pesado, que ningún material conocido o incluso razonablemente hipotético lo hará. Ni por asomo.

 

¿Podríamos hacer un ascensor espacial hoy día?



La clave, al parecer, está en abandonar todo el concepto de anclar el ascensor espacial a la superficie de la Tierra. En cambio,
los expertos proponen una torre o cable que se extienda en la otra dirección: desde la superficie de la Luna hasta la órbita geosíncrona alrededor del planeta.

Como era de esperar, esta idea se ha presentado antes, ya en los años 70. Pero tal y como ellos explican: “Presentamos las derivaciones como una descripción matemática y física completa e independiente del concepto, una que nosotros y los autores antes que nosotros nos hemos sorprendido de encontrar y es eminentemente plausible y
puede haber sido pasada por alto como un paso importante en el desarrollo de nuestra capacidad como especie para moverse dentro de nuestro sistema solar”.

En otras palabras, otros lo han sugerido antes, pero
ellos han hecho los cálculos. Y funcionaría. Y apenas costaría unos pocos miles de millones de dólares.

 

ascensor-espacial2
iStock

La línea espacial sería más como un gancho celeste que una torre. Una pieza delgada y fuerte de material que se extendería aproximadamente 362.000 kilómetros desde la superficie de la Luna hasta una distancia segura sobre el planeta, donde no interferiría con los satélites ni se toparía con la atmósfera.

Cualquier persona interesada en ir a la Luna simplemente sería lanzada a la altura correcta de la órbita y se sincronizaría con la punta de la línea espacial, donde sin duda habría una estación de alguna clase. A partir de ahí, podrían usar propulsión con energía solar para deslizarse a lo largo de la línea, sin necesidad de combustible. En el otro extremo, simplemente habría que disminuir la velocidad para un aterrizaje suave en la órbita lunar o en cualquier instalación de superficie que haya allí construida.

Es importante destacar que
la línea espacial pasaría a través del punto Lagrange Tierra-Luna, donde efectivamente hay gravedad cero y ninguna otra interferencia física, lo que hace que la construcción y el almacenamiento sean instantáneos.

Contar con un pequeño equipo de científicos e ingenieros en dicho campamento base en la Luna permitiría la construcción manual y el mantenimiento de una nueva generación de experimentos basados en el espacio: telescopios, aceleradores de partículas, detectores de ondas gravitacionales, viveros, generación de energía y puntos de lanzamiento para misiones al resto del sistema solar.

 

Como ventaja adicional, el riesgo de ser golpeado por objetos espaciales (como meteoritos) es bajo, y el cable podría fabricarse para resistir pequeños golpes, sugieren los investigadores.


La idea de una línea espacial lunar no es nueva, pero este último estudio muestra que ahora es factible en términos de costo y practicidad. Sin embargo, vale la pena tener en cuenta que esto es solo una prueba de concepto, y el trabajo aún no ha aparecido en una revista revisada por pares. Se ha subido para recibir comentarios de la industria sobre el servidor de arXiv.org.

Sea como fuere, podría darnos una alternativa más viable para la exploración espacial de bajo costo que el ascensor espacial clásico y, al menos
, las matemáticas lo han verificado.

"Hemos calculado la tensión en la línea espacial, y demostramos que con materiales modernos podría construirse dentro de los límites fundamentales de los materiales", concluyen los expertos.

¿Será una idea que seduzca a personajes como Elon Musk?

 

Referencia: The Spaceline: a practical space elevator alternative achievable with current technology. Zephyr Penoyre, Emily Sandford. (Submitted on 25 Aug 2019) In preparation for submission to Acta Astronautica. arXiv:1908.09339

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo