Venus pudo haber sido habitable en el pasado

Antes de padecer una brutal transformación, Venus podría haber tenido un clima templado.

NASA

El planeta Venus, el segundo planeta del sistema solar según su distancia desde el Sol, podría haber albergado vida de 2.000 a 3.000 años, pues reunía las condiciones ideales (temperatura estable y agua) para que eso ocurriera, según un estudio presentado en el Congreso Europeo de Ciencia Planetaria (EPSC-DPS) por dos miembros del Instituto Goddard de Ciencia Espacial (GISS) de la NASA.

 

Desafortunadamente, Venus es hoy un planeta que recuerda el séptimo anillo del infierno de Dante Alighieri.

 

Venus es un poco más pequeño que la Tierra y está cubierto de montañas y grandes llanuras de lava con temperaturas abrasadoras y una atmósfera pesada compuesta principalmente de dióxido de carbono con espesas nubes de ácido sulfúrico. Pero este nuevo estudio sugiere que el planeta pudo haberse caracterizado alguna vez por contar con condiciones templadas y agua líquida capaz de soportar la vida. Es decir, hasta que una transformación dramática hace más de 700 millones de años reestructuró la atmósfera de Venus.

“Nuestra hipótesis es que Venus pudo haber tenido un clima estable durante miles de millones de años. Es posible que el evento de repavimentación casi global sea responsable de su transformación de un clima similar a la Tierra a un invernadero infernal que vemos hoy ”, dijo Michael Way, del Instituto Goddard para Estudios Espaciales, en un comunicado de prensa.

 

 

 

 

También te puede interesar:

Misión Pioneer de 1978



El trabajo se basa en investigaciones anteriores de la misión Pioneer Venus de la NASA que sugirió que el planeta tuvo una vez océanos de agua poco profundos. En esta ocasión, los científicos realizaron cinco simulaciones informáticas que asumieron diferentes niveles de cobertura de agua en todo el planeta para ver si un clima estable hubiera sido capaz de soportarlo.
Tres de los cinco escenarios suponían que Venus tenía una topografía similar a la que vemos hoy, pero con un océano con un promedio de 310 metros, una capa de agua poco profunda con un promedio de 10 metros y una pequeña cantidad de agua bloqueada en el suelo. Luego las compararon con un escenario que representa un planeta con la topografía de la Tierra y un mundo con océanos que alcanzasen los 158 metros de profundidad.

Posteriormente, los investigadores simularon las condiciones ambientales hace 4.200 millones de años, hace 715 millones de años, y a día de hoy, adaptando un modelo de circulación general en 3D para dar cuenta del aumento de la radiación solar visto en nuestro Sol a lo largo del tiempo y las composiciones atmosféricas cambiantes sobre Venus.

 

Simulaciones por ordenador



Según las simulaciones, Venus podría haber mantenido temperaturas estables entre 20 y 50 ° C durante aproximadamente 3.000 millones de años. Hace alrededor de 4.000 millones de años, Venus se habría enfriado rápidamente después de su formación, dando como resultado una atmósfera dominada por dióxido de carbono. Durante los siguientes 3.000 millones de años, el planeta pudo haber evolucionado como la Tierra y bloqueado el CO2 en rocas de silicato en la superficie del planeta. En algún momento, hace unos 715 millones de años, los investigadores creen que la atmósfera pudo haber estado dominada por nitrógeno con trazas de CO2 y metano, tal y como está hoy la Tierra.

“Venus tiene actualmente casi el doble de radiación solar que tenemos en la Tierra. Sin embargo, en todos los escenarios que hemos modelado, hemos encontrado que Venus aún podría soportar temperaturas superficiales susceptibles de agua líquida ”, aclaró Way.

 

 

Evento dramático



Estas condiciones pueden haberse mantenido hasta hoy si no hubiera ocurrido un misterioso evento cataclísmico. Entre 700 y 750 millones de años atrás, una serie de eventos liberaron, o "desgasificaron", dióxido de carbono almacenado en las rocas del planeta. Aunque se desconoce la causa exacta, los científicos creen que probablemente estuvo relacionado con la actividad volcánica, como lo que sucede cuando el magma burbujea y libera CO2 de las rocas fundidas a la atmósfera. Si estas rocas se solidificaran antes de llegar a la superficie, se habría creado una barrera que evitaría que el gas fuera reabsorbido en las rocas, lo que provocaría un efecto invernadero.

“En la Tierra, tenemos algunos ejemplos de desgasificación a gran escala, por ejemplo, la creación de las trampas o escaleras siberianas hace 500 millones de años que está vinculada a la extinción en masa, pero nada a esta escala. Transformó completamente a Venus ”, concluyó el experto.

La forma en que ocurrió este proceso depende de una comprensión más profunda de la rapidez con que Venus se enfrió inicialmente después de su formación y de si fue capaz de condensar agua líquida en su superficie en primer lugar. Se desconoce si el evento de desgasificación ocurrió en un evento o en el transcurso de varios. Con todo, los investigadores afirman que se necesita una comprensión más profunda del planeta rocoso para responder a estas preguntas.

 

Si tienen razón, no solo significa que Venus podría haber sostenido la vida en algún momento, sino que significa que planetas como Venus, generalmente considerados inhabitables debido a la proximidad a sus estrellas anfitrionas, podrían no ser tan estériles después de todo.

"Esto abre todo tipo de implicaciones para los exoplanetas que se encuentran en la llamada 'Zona de Venus', que pueden albergar agua líquida y climas templados", aclara Way.

 

Referencia: A view tothe possible habitability of ancient Venus over three billion years The Europlanet Society. The research was presented last week at the EPSC-DPS Joint Meeting 2019 in Geneva, Switzerland. https://meetingorganizer.copernicus.org/EPSC-DPS2019/EPSC-DPS2019-1846-1.pdf

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo