Un segundo planeta podría orbitar Proxima Centauri

La estrella más cercana al sistema solar parece albergar otro mundo mucho más frío que la Tierra.

Lorenzo Santinelli

El planeta que orbita la estrella más cercana al sol, Proxima Centauri, podría tener un vecino. Un equipo internacional de astrónomos con participación del Instituto de Astrofísica de Andalucía, centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha anunciado el hallazgo de lo que podría ser un segundo planeta: Próxima c.

Proxima Centauri es una estrella roja tenue a tan solo 4,2 años luz de distancia de la Tierra que alberga un planeta potencialmente habitable, Proxima b (un poco más masivo que la Tierra). Según los indicios, este segundo planeta sería mucho más grande y estaría más alejado de la estrella.

Si existe, Proxima c sería 5,8 veces más grande que la Tierra (o la mitad de la masa de Neptuno) y orbitaría su estrella aproximadamente una vez cada cinco años terrestres (a 1,5 veces la distancia que nos separa del Sol), según comentan los científicos en la revista Science Advances que publica el estudio. Su temperatura es de aproximadamente -200 C, si no tiene atmósfera.

 

También te puede interesar:

¿Podría tener agua?


Por desgracia, dada la enorme distancia que le separa de la estrella Proxima Centauri, el planeta también es demasiado frío para tener agua líquida, una factor clave para la habitabilidad.

 


La supertierra

Los astrónomos afirman necesitar nuevas observaciones para confirmar lo que ahora mismo es un indicio como planeta. Además, teniendo en cuenta su proximidad, es un candidato ideal para observaciones de seguimiento, e incluso imágenes, con los telescopios de próxima generación.

El descubrimiento del potencial planeta Proxima c es sorprendente, porque su presencia desafía los modelos astronómicos actuales de cómo se forman y evolucionan las supertierras.

 

El descubrimiento

Los investigadores analizaron los datos de "velocidad radial" recopilados durante varios años por los instrumentos HARPS (Buscador de Planetas por Velocidad Radial de Alta Precisión) y UVES (Espectrógrafo Echelle Ultravioleta y Visual), instalados en telescopios operados por el Observatorio Europeo Austral (ESO) localizado en Chile. Rastrearon el espectro de luz de Proxima Centauri a lo largo del tiempo, buscando oscilaciones regulares que pudieran indicar la presencia de un planeta sin descubrir. No se trató de un trabajo fácil, pues las mediciones combinadas de los espectrógrafos HARPS y UVES abarcaban aproximadamente 17,5 años.

El minucioso estudio dio su fruto con la revelación de un posible planeta, Proxima c, una supertierra cuya confirmación vendría de la mano de la nave espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea, según los expertos.


Además, los científicos están considerando buscar Proxima c a través de imágenes directas, concretamente de fotografías capturadas por SPHERE (Spectro-Polarimetric High-contrast Exoplanet REsearch), una herramienta instalada en el Very Large Telescope de ESO en Chile. Y es que los datos del equipo sugieren la supertierra está probablemente allí, esperando ser encontrada -oficialmente-. La señal detectada se encuentra en el límite de las capacidades instrumentales, por lo que esperemos que los datos astrométricos del satélite Gaia permitan secundar la existencia de Próxima c.

Referencia: M. Damasso et al. "A low-mass planet candidate orbiting Proxima Centauri at a distance of 1.5 au". Science Advances, 2020. DOI: 10.1126/sciadv.aax7467

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo